El triunfo del Partido Socialista
Pedro Mari Usandizaga Añorga | Ondarroa
14/06/2018

Pedro Sánchez tras una reunión del Comité Federal dimitió como secretario general del PSOE, después de un follón del Comité Federal, traicionado por la mayor parte de los que se consideraban amigos suyos, total que Sánchez dimitió por el partido y pretendía tener reservado para él un papel decorativo, ya que la persona que debía dirigir el partido debía ser Susana Díaz. Políticamente era dado por muerto por la mayor parte de los barones del PSOE y también por el PP que no consideraba peligrosa la unión de la izquierda española.

El PP y los medios de comunicación pasaran por alto la importancia de la renuncia de Sánchez a su escaño en el Congreso, lo curioso es que esa decisión el nuevo presidente se blindó con un aura de honestidad de cara a los militantes de su partido e hizo ganar las primarias socialistas.

Sánchez supo reponerse y conseguir recuperar la Secretaría General a base de determinación y de fe en la libertad personal. Libertad para creer en uno mismo sin importar lo que digan los demás. Su elección como presidente va a cambiar muchas cosas en el PSOE. Al final consiguió que la militancia acertó lo que algunos no creían y echaron por tierra el tradicional equilibrio a la hora de elegir a sus representantes.

Rajoy abandonó del Congreso de los Diputados –mientras se discutía la moción de censura presentada por el PSOE– marchándose a un restaurante en la que estuvo más de seis horas sin que se sepa para qué. El PP cree que ha sido víctima de una conspiración y cercanos a un golpe de Estado.

Resulta que el PP ha tenido casi desde su fundación un modo de conseguir financiación con la que engrasar su maquinaria electoral del todo ilegal. Los responsables de conseguir ese dinero se quedaban con parte de él, daban otra parte en forma de sobresueldos a los dirigentes del PP. La presidencia de Pedro Sánchez debe sentar las bases para que España deje atrás de manera definitiva la corrupción como mal endémico.

Pedro Sánchez escoge a figuras destacadas sin importarle que pueden hacerle sombra, al revés que Rajoy, cuyos ministros tenían poco peso personal y político.

Salud y República.

Artículos
Xabier Makazaga
24/10/2018
Marce García Carpio
24/10/2018
Julen Begiristain Baztan
24/10/2018
Cartas
Elisabeth Sánchez Navarro | Plataforma Interinos de Navarra
24/10/2018
Javier Orcajada del Castillo
23/10/2018
Felix Barragan Diaz de Cerio
23/10/2018
Últimos posts
Martin Garitano
23/10/2018
Martin Garitano
22/10/2018