Se alteró a ultracatólicos y a la Iglesia
Pedro Mari Usandizaga Añorga | Ondarroa
22/08/2019

En estos momentos hay diferencias entre la ultraderecha y unos partidos europeos de signo neofascista y neonazi. A Sánchez por lo visto se le ha ido el miedo a Vox: en una tertulia televisiva se le soltó que en ese partido no son nazis y la gente los está normalizando. La España imperial que representa Abascal, su objetivo es que coincidan las leyes civiles con las leyes de la Iglesia, que coincida con la teocracia.

Surgió el concepto «de género» y como si fuera deshonrado. «España está en la cabeza de destrucción de la familia, el sexo y el amor» llegaron a decir. El año 2012 salió el Orgullo Gay, dejó 110 millones de beneficio en Madrid, y la Conferencia Episcopal Española a partir del cual no deroga ninguna de las leyes que eran caballo de batalla.

Vox con sus integrantes actuales, apoyados por quienes los apoyaron y con los vínculos que tienen. Vox, que busca la forma de envolver sus verdaderos objetivos, apoyándose en cuestiones como Cataluña o ese porcentaje de población masculina que se siente perjudicado por las leyes de discriminación positiva o por el feminismo. Hasta que no se tenga en cuenta esta realidad, es difícil que la población termine de entender realmente el peligro que corremos y la deriva que emprendemos.

Artículos
Jonathan Martínez
22/09/2019
Iñaki Egaña
21/09/2019
Víctor Moreno
20/09/2019
Txema Mendibil
20/09/2019
Cartas
Maddi Beguiristain Garaikoetxea
21/09/2019
Brenda Cusipuma Cayo
21/09/2019
Alba Martín
21/09/2019
Manu Ballesteros
19/09/2019