Las mascarillas, un paso lógico, quizá insuficiente
16/07/2020

La obligatoriedad de las mascarillas, largamente anunciada, ya está aquí. En Araba, Bizkaia y Gipuzkoa es obligatoria desde hoy, y en Nafarroa lo será también desde mañana; aunque se pueda mantener la distancia de seguridad. En Ipar Euskal Herria el ritmo es otro, pero poco a poco se van endureciendo también las medidas para prevenir los contagios.

Sobre esta obligatoriedad hay diferentes planos de debate. Uno es el científico, en el que no hay consenso sobre los mecanismos de transmisión del patógeno. Sería absurdo entrar en ese debate; que la comunidad científica prosiga su trabajo y siga arrojando luz. Otro plano de debate es el social y es quizá aquí donde la obligatoriedad resulte más comprensible. Más allá de su efectividad concreta, llevar mascarilla es un acto de anormalidad que nos recuerda el contexto excepcional en el que vivimos. Obliga a una toma de conciencia que, como se ha podido observar las últimas semanas, era menor que la deseada, sobre todo en territorios donde la primera ola golpeó en menor medida. Y más allá de los debates están los datos: 80 nuevos casos en un solo día. Y lo que es peor, seis nuevas hospitalizaciones.

El reto que tenemos delante, con la segunda ola llamando a la puerta, es demasiado grande como para quedarse en debates sobre el momento en el que se adopta la obligatoriedad de las mascarillas. En la CAV, el contexto electoral ha condicionado la gestión de la pandemia desde el principio, pero los comicios ya han pasado, no hay excusa para no abordar el reto de forma más cooperativa, corresponsabilizadora y eficaz. La generalización de la mascarilla parece un paso lógico en esa dirección, pero hay más. Por ejemplo, el actual equipo de rastreadores ha sido suficiente para controlar un brote como el de Ordizia, pero no lo será si, como parece, los brotes se multiplican. Estamos a años luz de los países de referencia en ratios de rastreadores por habitante. Las cosas pueden hacerse mucho mejor que en marzo y abril. No hay tiempo que perder.


Artículos
Jesús González Pazos
24/09/2020
Asier Ventimiglia
24/09/2020
Elias Anton Murgiondo
24/09/2020
Cartas
Irene Garitagoitia Beitia
24/09/2020
Irene Mireia Vera Pérez
24/09/2020
Ibai Carvajal Mínguez
24/09/2020
Gontzal Fontaneda | Gasteiz
24/09/2020