Cuatro presos han fallecido «por motivos no naturales» en las cárceles de Araba en el último año

Salhaketa ha emitido un informe sobre las cárceles alavesas de Zaballa y Langraitz, en el que denuncia «las condiciones infrahumanas de hacinamiento» que se registra en estos centros. En el último año, cuatro personas que cumplen condena en Araba han perdido la vida «por motivos no naturales».

NAIZ.INFO|GASTEIZ|2013/05/13 16:32|0 iruzkin
20130513_salhaketa
Rueda de prensa de Salhaketa en Gasteiz. (Raul BOGAJO/ARGAZKI PRESS)

En una rueda de prensa celebrada en Gasteiz, el colectivo Salhaketa ha expresado su preocupación por las «condiciones infrahumanas de confinamiento» que se da en las cárceles alavesas de Zaballa y Langraitz.

En la comparecencia han presentado un informe que amplía y actualiza dos estudios anteriores y que sirve a su vez como valoración del primer año y medio de vida de la macrocárcel de Zaballa, inaugurada en febrero de 2012.

El colectivo ha denunciado que, según datos del Gobierno español, en el último año se han producido cuatro muertes «por motivos no naturales» de personas penadas en Araba (dos fallecimientos en la cárcel de Zaballa y otros dos tras ser trasladados al hospital de referencia).

Además, han criticado que cuando las autoridades españolas dieron cuenta de estos fallecimientos «omitieron datos muy importantes», ya que «no se dice por qué no se informa de estas muertes en el momento de producirse, ni se dice que eran en su mayoría personas jóvenes, ni si sus patologías habían sido debidamente tratadas»...

Los portavoces de Salhaketa han denunciado asimismo que mientras algunos módulos de Zaballa permanecen vacíos, hay módulos en los que permanecen dos presos por celda.

La política de recortes en el gasto público, han añadido, «supone la imposibilidad de convocar oferta pública de empleo tiene como consecuencia la imposiblidad de seguir llenando cárceles recientemente construidas hasta que no se puedan dotar de nuevo personal». Ante esta situación, advierten, se abre la puerta a la contratación de empresas privadas de seguridad concesionarias.

El informe añade numerosas irregularidades detectadas en la macrocárcel de Zaballa.