Erreportajea
Tour 2013
Egoitz García, sorprendido por la velocidad y la tensión en su debut

Egoitz García descubre el Tour y desde el primer día conoció su dureza al verse implicado en la caída masiva y sufrir un golpe y una herida importante. Destaca la velocidad y la tensión con la que se corre y, una vez perdidas las opciones a la general de Dani Navarro y Taaramäe, conseguir ganar una etapa es el objetivo.

@gara_jiturria|Saint Malo|2013/07/10
Mozt_p032_f02_534x453
Caída en el pelotón durante la primera etapa disputada en Bastia. (Stephane MANTEY/AFP)

Llegó al Tour con toda la ilusión de un debutante y a partir de la primera etapa la prueba le enseñó su cara más cruel. Se vio implicado en la caída masiva que se registró a cinco kilómetros de meta cuando rodaba en la parte delantera del grupo y acabó en el suelo junto a Tony Martin, Alberto Contador o Geraint Thomas. El de Atxondo sufrió un fuerte traumatismo en la mano izquierda y una herida profunda en la rodilla izquierda que le marcaron en el comienzo de la carrera.

Egoitz García comenta a GARA que «particularmente para mí el comienzo ha sido bastante difícil con una caída muy fuerte. A partir de ese momento he intentado recuperarme de la caída y después ayudar lo máximo posible a Dani Navarro y Rein Taaramäe hasta que en la primera etapa de los Pirineos perdimos todas las opciones de hacer una buena clasificación general con ellos».

Todos los corredores asumen antes de ir a debutar en un Tour que es una carrera diferente al encontrarse en ella lo mejor del pelotón con una presión que no tienen en otras pruebas, pero por muchas referencias que reciban no se llegan a hacer una idea de lo que es hasta que la descubren: «Me está sorprendiendo sobre todo la velocidad, no había visto nunca correr a esta velocidad. Todo el mundo quiere estar adelante, hay mucha tensión, todos los días hay caídas, y es lo más normal por la tensión que hay».

«El equipo tiene mucha confianza en mí»

Pero esa caída, la tensión y la velocidad que le ha hecho sufrir en la primera semana del Tour no impide que el ciclista del Cofidis esté encantado con su inclusión para debutar en la prueba, su segunda grande después de su debut en la Vuelta del pasado año: «El equipo tiene mucha confianza en mí, sabe de qué soy capaz y que pueden confiar en mí tanto para trabajar como para buscar mis opciones personales. Da igual las órdenes que me den, que voy a dar el 100%».

La mejor demostración de la confianza que tiene el equipo en él es que el pasado invierno ampliaron su contrato hasta 2014. En un principio Egoitz García había firmado para dos años, 2012 y 2013, y el rendimiento y el comportamiento del corredor vizcaino llevó al Cofidis a hacerle un nuevo contrato hasta 2014 «porque me dijeron que estaban contentos conmigo».

Él intenta corresponder. Su trabajo en las primeras etapas ha consistido en intentar estar cerca de los líderes para arroparles en el llano, un trabajo que desarrolló hasta la primera etapa de los Pirineos. «Lo intenté hasta pie de puerto ayudando a Dani, que le coloqué bien. A partir de ahí lo que hice fue guardar fuerzas para intentar coger la fuga en el segundo día de los Pirineos, que era especial para mí al correr delante de los aficionados vascos y de muchos amigos que fueron a verme», explica el vizcaino.

No pudo mostrarse como pretendía camino de Bagnères de Bigorre porque la carrera se lanzó de salida y solo los más fuertes pudieron quedar en el grupo delantero, pero Egoitz García no se resigna y lo volverá a intentar en lo que queda de Tour para coger una escapada en la que pueda aprovechar su buena punta de velocidad para su objetivo de ganar una etapa: «¿Por qué no? Queda mucho Tour, dos semanas de carrera y no voy a renunciar a pelear por una etapa».

Porque el Cofidis ha cambiado de mentalidad después de superar las secuelas de las caídas del primer día y la pérdida de opciones en la general de sus líderes y la consecución de una etapa, lo que el equipo no consigue desde 2008, es el único objetivo que se plantean: «Ya hemos olvidado lo de la general y ahora intentaremos buscar la victoria de etapa en las dos semanas que quedan».

Cuando no pueda pelear por ellas en las escapadas, Egoitz García intentará buscar buenos puestos al sprint. Ayer fue decimoctavo y en la quinta etapa el dieciséis. Entrar en un Top 10 en un sprint es otro reto.

De Atxondo al Tour con un equipo francés tras su triste paso por Andorra

Egoitz García (Atxondo, 31-3-1986) vive el mejor momento de una carrera ciclista que apuntaba alto en cadetes, cuando ganó en los dos años los campeonatos de Bizkaia y de Euskal Herria, y en juveniles, donde logró 26 triunfos y fue mundialista en Verona 2004. Su trayectoria llevó a Manolo Saiz a ficharle en 2005 para el Wurth, el vivero del Liberty. Ganó la primera carrera que disputó en la categoría, pero tuvo dos años malos en el equipo y, a pesar de mejorar en los dos que estuvo en el Seguros Bilbao, le costó dar el salto porque ni la Fundación ni Euskaltel le dieron nunca una oportunidad.

Por eso aceptó la propuesta de pasar a profesionales con el Andorra en 2009, pero apenas corrió 18 días y tampoco cobró lo estipulado. Entonces recibió la llamada de Caja Rural, donde corrió dos años (2010-11) antes de pasar al Cofidis, con el que estrenó su palmarés el año pasado en la París-Correze.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK