El Colectivo de Exiliados Vascos apela a la activación popular para avanzar en el proceso

El Colectivo de Exiliados Políticos Vascos ha hecho público un comunicado en el que denuncia que en lugar de suspender las medidas de excepción contra ese colectivo aumenta la presión internacional y se mantiene la persecución con mecanismos como la euroorden. A pesar de ello, expresa su voluntad de seguir por el camino emprendido y apela al apoyo de las fuerzas, agentes y ciudadanos que «desean la resolución y la paz» para que el proceso no se detenga. «Es la hora del pueblo», subraya.

NAIZ.INFO|BAIONA|2013/09/30 09:39
20130720_biarritz
EIPK presentó sus aportaciones al proceso el pasado 15 de junio en Biarritz. (Gaizka IROZ)

El Colectivo de Exiliados Políticos Vascos (EIPK) ha emitido un comunicado dirigido a Euskal Herria y a la comunidad internacional, al hilo de los últimos acontecimiento como la detención de Asier Guridi en Venezuela, la aceptación de la euroorden contra Jokin Aranalde y la extradición de Patxi Segurola, muestras claras de que «nos han vuelto a poner en el punto de mira de la represión».

En su nota, EIPK expresa su voluntad de continuar el camino emprendido y seguir aportando a la resolución del conflicto, tal y como avanzaron en el acto celebrado en Biarritz el pasado 15 de junio. Con ese fin, indica, «estamos dirigiendo toda nuestra energía, estrechanco lazos con los compañeros y compañeras dispersos a lo largo y ancho del mundo, informando de nuestra situación a agentes internacionales y fortaleciendo relaciones con la sociedad y agentes vascos».

El Colectivo entiende que por el hecho de que quiere «acumular la fuerza suficiente par llevar el proceso hasta el final» ha tenido «la represión como pago». Denuncia que los estados español y francés «no tienen interés alguno en la solución» y quieren «impedir el desarrollo de la agenda para la paz real», para lo cual «ponen todos los obstáculos posibles a quienes ofrecen situaciones nuevas dando pasos desde la unilateralidad».

A pesar de ello, EIPK sostiene que su determinación «sigue siendo la misma» para seguir «adelante para pasar de una realidad de conflicto e injusticia que ya dura demasiado a una situación justa y democrática».

«Queremos construir el futuro de modo compartido, poniendo toda la verdad sobre el pasado encima de la mesa y estableciendo las condiciones y bases democráticas indispensables para una nueva sociedad. Nosotros tenemos plena disposición para participar en ese ejercicio», afirma en su comunicado.

Para conseguir ese objetivo, el Colectivo de Exiliados considera «imprescindible el apoyo de todas las fuerzas, agentes y ciudadanos y ciudadanas que desean la resolución y la paz», así como la aportación de la comunidad internacional.

Es por ello que solicita a todos aquellos que tengan que ver con la cuestión de los exiliados que ofrezcan su apoyo o, al menos «no faciliten dinámicas negativas». El llamamiento está dirigido especialmente a «aquellos gobiernos del mundo que reivindican sociedades más justas», a los que pide que «no cedan ante la represión irracional de los gobiernos español y francés».

EIPk subraya que a pesar de que «las fuerzas contrarias a la paz y a la libertad son poderosas» y pueden obstaculizar el proceso, «no lo podrán detener si la voluntad y activación popular están en marcha».

«Es la hora del pueblo. El pueblo es nuestro aliento y nuestra garantía. Porque mediante el esfuerzo y la lucha de todos lograremos un futuro en libertad», concluye.