El internacionalismo declara al Estado español culpable de «oprimir pueblos»

Miles de personas se han dado cita en Iruñea con motivo de la movilización Herriak Libre convocada en apoyo a Askapena, que a partir de la semana que viene afrontará, junto a cinco de sus miembros, un juicio en la Audiencia Nacional española. Sin embargo, en la jornada de hoy el juzgado ha sido el Estado por 492 muertes en Euskal Herria, negar el derecho de los pueblos, ocupar el Sahara, «genocidio» en Abya Yala e imponer la OTAN.

NAIZ|IRUÑEA|2015/10/12|0 iruzkin
Loading player...

La marcha Herriak Libre ha ocupado las calles de Iruñea este mediodía. Miles de personas han mostrado su apoyo a Askapeña y Askapena, que se enfrentan a la ilegalización, y a cinco miembros de esta última, que a partir del próximo lunes serán juzgados en la Audiencia Nacional española y se enfrentan a peticiones de cárcel de seis años.

Al finl de la misma, Itsaso Lekuona, detenida durante la misma redada y en representación de los encausados, ha declarado al Estado español «culpale de oprimir pueblos». Así, ha dado a conocer que llevarán la sentencia popular a la Audiencia Nacional.

La movilización ha arrancado con un acto al que se han sumado mensajes de apoyo de mucho lugares del planeta como los Països Catalans, Bretaña, Argentina y otros pueblos del Estado español.

Aritz Ganboa, vecino de Arruazu que será juzgado a partir del lunes, ha formulado las acusaciones contra el Estado español por las que la ciudadanía ha realizado su juicio. Así, ha acusado al Estado español de provocar 492 muertes en Euskal Herria. Del mismo modo, ha apuntado que «niega derechos colectivos a los pueblos», poniendo como ejemplo el referéndum de Catalunya. Igualmente, ha recordado que el Estado «ocupó Sahara occidental y fue cómplice de su entrega a Marruecos». En cuarto lugar, le ha acusado de «genocidio de los pueblos de Abya Yala», remarcando que «la conquista y expolio continúa». Por último, el diputado de Amaiur, Sabino Cuadra, ha tomado la palabra para acusar al Estado de «imponer la OTAN pese al rechazo en referéndum en Euskal Herria, Catalunya y Canarias».

Coincidiendo con el 12 de octubre, la marcha ha estado encabezada por representantes de pueblos del mundo que «han conocido el imperialismo español». Durante la misma, han arrojado zapatos, de forma simbólica, contra personajes «símbolo del Estado», acompañados de proclamas como «Estado español, estado terrorista».