Sakonean
Vuelta a Nafarroa

Pasaban las 13.30 cuando un estruendo de bocinazos anunciaba la llegada a Lizarra de la caravana Vuelta a Navarra del Pueblo de Alsasua, que tiene como objeto denunciar, una vez más, la situación de los ocho jóvenes altsasuarras sobre los que pende una petición fiscal de 375 años de cárcel. Poco más tarde, los marchistas eran objeto de un primer, y caluroso, recibimiento ante el Ayuntamiento estellés, protagonizado por vecinos, momotxorros, dantzaris y gaiteros.

Gotzon Aranburu|Lizarra|2018/03/03 17:21|5 iruzkin
Altsasu-lizarra
Los padres y madres de Altsasu fueron recibidos calurosamente en Lizarra. (Gotzon ARANBURU)

La siguiente parada fue en la Plaza de la Coronación, a la que los padres de los jóvenes de Altsasu accedieron portando una pancarta con el texto «Ez da posible» en medio de un pasillo de dantzaris y atronadores aplausos, para dirigirse posteriormente en kalejira hasta la Plaza de los Fueros, escenario principal de la jornada. En vanguardia de la marcha, los momotxorros, persiguiendo con sus hoces y haciendo disfrutar de terror a los niños que se encontraban a su paso.

El día había comenzado temprano, pues los altsasuarras se habían citado a las 8.30 para partir en sus coches en dirección a Tafalla. En el camino se les fueron uniendo los solidarios de Valdorba, igual que a lo largo de la jornada lo harían otros grupos en Lorca, Villatuerta… de forma que a las 9.30 despertaban a los tafalleses con la diana de los gaiteros de la ciudad del Cidacos y los de Altsasu. A partir de ahí, exposición y venta de material, fanfarre, dantzaris, juegos para niños, hamarretako, y acto en la Plaza de los Fueros, con intervención de los padres de los jóvenes de Altsasu encausados: Aratz Urrizola, Ainara Urkijo, Iñaki Abad, Jon Ander Cobo, Julen Goikoetxea, Jokin Unamuno, Adur Ramirez y Oihan Arnanz.

Tras Tafalla, esta segunda etapa de la Vuelta a Navarra tuvo sus «metas volantes» en Artaxoa, Mendigorria y Gares. En cada una de las paradas, se fue repitiendo la misma escena: abrazos, gritos de ánimo y apoyo solidario para los marchistas por parte de los vecinos, en un número tan nutrido que sorprendió a los altsasuarras, según confesaban ellos mismos.

Y al mediodía, Lizarra, donde una vez más los gaiteros se habían encargado de animar el ambiente previo en la que sería ciudad-meta de esta segunda etapa. Para hacer una entrada en condiciones en Lizarra, los vehículos de los solidarios se fueron concentrando en una gasolinera cercana, de forma que llegaron en caravana al centro del casco urbano, que desde primera hora de la mañana había sido engalanado con pancartas que grupos de jóvenes fueron colocando en los accesos a la ciudad.

Pañuelo al cuello

Una vez en la plaza, y ante cerca de medio millar de personas, fue Polentzi Goikoetxea el primero en dirigirse a los concentrados, para agradecerles su apoyo, y no solo a ellos, sino a todos los que se habían ido encontrando a lo largo de la mañana. Como símbolo de gratitud, un pañuelo festivo con el lema «Utzi Altsasu pakean» que fue a parar al cuello de un miembro del carnaval de Lizarra.



También tomó la palabra el alcalde de Lizarra, Koldo Leoz, para denunciar con contundencia la injusticia cometida contra los jóvenes altsasuarras y ponerse en el lugar de sus padres, que no pudieron reprimir las lágrimas al escucharle. Pero sin duda el más impactante fue el testimonio de Edurne Goikoetxea, madre de una de las encausadas, Ainara Urkijo.

«No hemos paridos a nuestros hijos e hijas para que se los lleven a sus cárceles. No son muñecos para el juego de la venganza de un Estado, no son peones para una estrategia de estado que no reconocemos», afirmó rotunda Edurne. «Toda esta merindad, toda Nafarroa, nos está dando un apoyo impagable, mila esker, por los ánimos que nos dais cuando todo se nos está poniendo en contra» continuó con la voz quebrada, para poner broche a su intervención llamando a «llenar Iruñea de dignidad el 14 de abril», en medio del aplauso de los centenares de congregados en la plaza a la madre coraje.

Cinco etapas

La Vuelta a Navarra del Pueblo de Alsasua va a constar de cinco etapas, de las que ya se han completado dos. La primera cubrió la zona de Zangoza y Pirineos, esta segunda Tafalla y Lizarraldea, la tercera se desarrollará en Baztan y Leitzaldea, la cuarta en la cuenca de Iruñea, y la última en Tutera y Erribera, en todos los casos con una semana de intervalo.

Cambia el escenario, pero la reivindicación es siempre la misma: denunciar la vulneración de derechos humanos y la injusticia que supone la petición fiscal de 375 años de cárcel para Aratz, Ainara, Iñaki, Jon Ander, Julen, Jokin, Adur y Oihan, y el hecho de que tres de ellos –Jokin, Adur y Oihan– lleven más de un año encarcelados y alejados de Euskal Herria, a consecuencia de un altercado con guardias civiles en un bar, hecho calificado de «terrorismo» por las acusaciones. 

La fecha del juicio se acerca, pues está fijado para el 14 y el 27 de abril, y en la misma medida se intensifica la movilización, que nunca ha faltado desde que se produjeron los hechos. El 14 de abril está convocada en Iruñea una manifestación que se prevé sea de las mayores y más plurales nunca celebradas en la capital navarra.

El arrope que han recibido las familias de los jóvenes acusados es abrumador, con 80.000 firmas de adhesión al manifiesto «Altsasu gurasoak», y apoyo político y jurídico solicitando proporcionalidad, justicia y equidad: 194 juristas y profesores universitarios, 83 alcaldes, incluyendo los de Iruñea, Gasteiz, Donostia y Bilbo, el Parlamento y el Gobierno de Nafarroa, 88 diputados y senadores en Madrid –representando a la diversidad ideológica de ocho partidos políticos–, y 52 europarlamentarios en representación de cinco grupos pertenecientes a 15 estados miembro.

Eurodiputados

Del mismo modo, varios diputados del Parlamento Europeo han solicitado la intervención de instituciones comunitarias para garantizar el respeto por la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, y la Comisión Europea ha respondido que sigue con interés este caso y que velará por la aplicación de proporcionalidad y los derechos fundamentales.

En este sentido, resulta significativo que entidades internacionales de la entidad de Amnesty International o Fair Trials se hayan posicionado abiertamente contra la «desproporcionalidad» entre los delitos presuntamente cometidos   y las penas solicitadas. En el caso de Amnesty International tal calificativo figura textualmente en su Informe Anual 2017, en el que se denuncia igualmente el mantenimiento en prisión provisional de Jokin, Adur y Oihan.

Por su parte, Fair Trails, entidad pro derechos humanos, indica en un comunicado emitido en febrero que resultan escandalosas y «aparentemente del todo desproporcionadas» las penas solicitadas, pues «esos hechos provocarían, como mucho, un condena de 5 años de prisión de no haber sido calificados de delitos de terrorismo». Durante 2016 se contabilizaron en el Estado español 9.571 casos de «atentado contra la autoridad», pero el caso de Altsasu es el primero que ha sido calificado de «terrorismo».

La actividad de las familias y amigos de los jóvenes altsasuarras amenazados con la cárcel ha sido frenética durante el año largo transcurrido desde el altercado. A principios de este año decidieron solicitar ayuda a otros pueblos del herrialde, para que se formaran comités que posibilitaran que en toda Nafarroa se escuche la voz de los altsasuarras, presencialmente, cara a cara. Una Vuelta a Navarra informativa, en definitiva.

Tres grupos de trabajo

La respuesta fue positiva e inmediata, y la iniciativa se está llevando a cabo sostenida en tres grupos de trabajo: cada etapa tiene su grupo organizativo propio (diseño, planificación, recorridos, tiempos, actividades, organización y logística), está también el grupo coordinador de recorridos, y el tercero se encarga de canalizar las labores comunes, caso de publicidad, comunicación y permisos. Un ejemplo del funcionamiento de este último es este reportaje periodístico, que nada más ser propuesto ha recibido desde Altsasu toda la información solicitada y las propuestas del grupo de comunicación para su mejor realización sobre el terreno.

El sentido común y la cuasi unanimidad en considerar injustas y exageradas la calificación de los hechos y la consiguiente petición de penas no son suficientes, sin embargo, para atenuar la preocupación de los jóvenes inculpados y de sus familias. Por eso no cejan en la movilización, convencidos de que cuando más conocida sea la situación que atraviesas sus hijos e hijas mayor será la oposición a que en el juicio de abril se consume la aberración de imponer durísimas penas a unos jóvenes que participaron en una pelea de bar.

Tienen detrás a prácticamente todo el tejido social de Altsasu, como demuestra el hecho de que para organizar esta Vuelta a Navarra cuenten con la colaboración de 48 asociaciones deportivas, culturales, educativas y hasta gastronómicas de Altsasu, desde la Asociación de Caza y Pesca hasta el Centro cultural extremeño La Encina, pasando por el colectivo de hostelería Xurrut o el club de budo Yoseikan.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK