Arnaldo Otegi en ‘The Guardian’: «ETA ha terminado, pero el conflicto político persiste»

El diario británico ‘The Guardian’ ha publicado un artículo del coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en el que destaca que a pesar de que ETA ya ha terminado, el conflicto político persiste y que hasta que el Estado español se transforme «en una verdadera democracia» y las aspiraciones de naciones como Catalunya o Euskal Herria se puedan abordar políticamente «el conflicto político permanecerá en el corazón de Europa».

NAIZ|2018/05/17 13:58|5 iruzkin
Otegi
Arnaldo Otegi. (Juan Carlos RUIZ/FOKU)

Bajo el título «ETA’s armed struggle is no more. Now Spain must end its brutality» (La lucha armada de ETA se ha acabado. Ahora España debe poner fin a su brutalidad», ‘The Guardian’ ha publicado en su sección de Opinión un extenso artículo de Arnado Otegi sobre el fin de ETA.

Otegi arranca recordando la histórica declaración de ETA del pasado 3 de mayo seis décadas después de su nacimiento y como último paso de su proceso de debate interno que comenzó años atrás, «con hitos cruciales en el camino, incluida una declaración por la cual reconocía el sufrimiento causado, aceptaba que era responsable directa de años de violencia y mostraba su respeto a todos los afectados, y expresaba que lo sentía realmente».

Destaca que el conflicto vasco ha sido «profundamente violento», con cientos de muertes, miles de detenidos, torturados y prisioneros.

«Como portavoz de Bildu, reconozco a todas las víctimas y su sufrimiento sin excepción. Nosotros, como partido político, hemos declarado que nos disculpamos si, por medio de nuestras palabras o actitud hemos causado más sufrimiento a alguna víctima de este conflicto».

Tras subrayar que «desearía que todo esto nunca hubiera sucedido», el dirigente independentista señala que no espera «ningún reconocimiento o disculpa por parte española por el sufrimiento que nos han infligido. Hace mucho tiempo que perdí la esperanza de oír una palabra de reconocimiento por las brutales torturas que funcionarios españoles han infligido a más de 4.000 personas, incluido yo mismo».

El debate interno, la razón principal para finalizar

Otegi admite que «obviamente», ETA se ha visto debilitada en los últimos años por las operaciones policiales españolas y francesas, aunque destaca que los debates internos que ha llevado a cabo la organización, con la participación de casi 3.000 personas, «demuestran que no ha sido derrotada».

Sobre los motivos que han llevado a ETA a dar por finalizado su ciclo, apunta por una parte que «la gran mayoría de vascos deseaba la paz» y por otra hace referencia al debate de la izquierda abertzale de 2009 en el que se apuntó a «la necesidad de una revisión estratégica y de avanzar hacia una estrategia política pacífica, sin armas, a fin de lograr nuestro objetivo histórico de autodeterminación». «Este debate, en el desarrollo del cual participé y por el que fui encarcelado, fue la razón principal por la que ETA puso fin a su campaña armada», afirma.

Otegi critica que el Gobierno español estaba «mucho más cómodo» trabajando en un «escenario antiterrorista». «Siempre ha preferido la razón de la fuerza –donde se siente fuerte– a la fuerza de la razón, donde su debilidad es clara a ojos del mundo». Y pone como ejemplo la situación de Catalunya: «España nos dijo durante años que, sin violencia, todo sería posible. El exministro de Interior Rubalcaba solía repetir ‘bombas o votos’. Luego, cuando los catalanes fueron a votar pacífica y democráticamente, se encontraron con que la respuesta fue la brutalidad policial. Y allí, al igual que en el caso vasco, el Gobierno español insiste en que no hay conflicto político».

«El verdadero problema, España y su falta de capacidad»

Para el coordinador de EH Bildu, esto «nos conduce al verdadero problema, que no es Catalunya o el País Vasco, sino España y su histórica falta de capacidad para abordar la cuestión nacional y su débil historia democrática». A su juicio, «la España española nunca se recuperó de las frustraciones de perder su Imperio», un Estado que «respondió a su crisis existencial con una guerra sangrienta y un brutal régimen fascista durante 40 años» y que tras el cual llegó una transición «con aparencia de cambio, pero nada más», en la que «el núcleo del Estado permaneció intocable», manteniendo «las principales instituciones y las personas a cargo de ellas».

Otegi cree que esa es «la única forma de entender el uso continuo de las políticas de tirar a matar, las conexiones entre narcotraficantes y policías, el uso sistemático de la tortura durante el conflicto vasco, o las actuaciones del Estado y el sistema judicial con respecto a Catalunya».

El coordinador de EH Bildu concluye su artículo incidiendo en que «ETA ha terminado pero el conflicto político persiste; como en Catalunya».

«La incapacidad del Estado español para responder al diálogo, la negociación y el compromiso con las aspiraciones democráticas de las sociedades catalana y vasca persiste, al igual que la inestabilidad para España y para Europa. Hasta que esta España autoritaria se transforme en un Estado verdaderamente democrático, donde las aspiraciones democráticas de naciones como Catalunya o el País Vasco se puedan abordar pacífica y políticamente (como se han abordado en el Reino Unido, Dinamarca o Canadá), el conflicto político permanecerá en el corazón de Europa».

Junto a la lectura del artículo de Arnaldo Otegi, ‘The Guardian’ recomienda otro de Jonathan Powell: «De ETA al IRA, hacer la paz significa hablar con el enemigo».