Sortu, a acelerar el proceso soberanista «siendo pueblo»

Sortu ha celebrado en Iruñea su II. Conferencia Política tras un curso que Arkaitz Rodríguez, secretario general, ha definido como positivo por las movilizaciones populares, el acuerdo sobre bases del Nuevo Estatus de la CAV o la culminación del cambio de ciclo. Para el que empieza ahora, el partido de la izquierda abertzale apuesta por «acelerar el proceso soberanista» y hacerlo con el pueblo, «siendo pueblo».

Ramón Sola|Iruñea|2018/09/29 14:35|15 iruzkin
Sortu_2
Unos 500 militantes han participado en la conferencia. (Iñigo URIZ/FOKU)

Tras su refundación en 2016-17, Sortu ha reunido hoy en Iruñea a unos 500 militantes en su II. Conferencia Política. En el discurso principal de la mañana, el secretario general, Arkaitz Rodríguez, ha marcado tres retos claros para el curso que empieza ahora: «Acelerar el proceso soberanista»; «llenarlo de contenido, de sociedad, de pueblo»; y «sacar a los presos a la calle, porque se han acabado las excusas».

Todo ello tras un curso pasado en el que Sortu advierte importantes avances, como el acuerdo sobre bases del Nuevo Estatus en la CAV y sobre todo las movilizaciones sociales: «La calle está hirviendo como no ocurría en muchos años». En realidad, ambos factores están íntimamente unidos en opinión de Arkaitz Rodríguez: «Ese acuerdo de bases también se debe al impulso popular, sin él no hubiera sido posible, y ahora hace falta que el impulso social lo haga irreversible, porque ya avisamos de que a ese acuerdo no iban a faltar enemigos».

Sobre esa negociación radicada en el Parlamento de Gasteiz, el líder de Sortu ha sido tajante: «Sin derecho a decidir no hay Nuevo Estatus, así de sencillo. La izquierda abertzale no va a avalar en ningún caso un acuerdo que no lo recoja. Como decía Telesforo Monzon, solo avalaremos una relación de igual a igual, de pueblo a pueblo, de Estado a Estado».

Otro gran paso adelante del curso anterior ha sido la culminación del cambio de ciclo «con éxito», ha dicho Rodríguez, atendiendo sobre todo a los obstáculos estatales que no han conseguido frustrarlo durante una década. Lo ha situado como muestra de la capacidad de la izquierda abertzale para crear nuevos escenarios, pero haciendo hincapié en que una vez hecho ese tránsito «ahora toca ganar, y ganar es construir un Estado. No un Estado solo para cambiar la bandera, sino para otro modelo social y para democracia verdadera, de calidad».

Entiende que hay mayoría sobrada para avanzar hacia la soberanía, porque las movilizaciones de los últimos meses (mujeres, pensionistas, jóvenes...) son la señal de que hay una pulsión mayoritaria en ese sentido. «Porque esto no es ningún oasis –ha denunciado–, y si no, que se lo pregunten a los pensionistas, a los trabajadores o a las hijas de Maguette», última víctima mortal de la lacra machista tras una cadena de negligencias y fallos del sistema de protección.

El discurso se ha iniciado con un recuerdo a Catalunya y también a los presos, exiliados y deportados vascos, que llevaba un compromiso parejo: «No cejaremos hasta que estéis libres», saludado por los 500 asistentes al acto con gritos de ‘‘Euskal presoak etxera’’. Arkaitz Rodríguez ha cerrado su intervención con el mismo problema pendiente: «Hemos pasado años oyendo que cuando ETA desapareciera la dispersión se acabaría en 48 horas y que cumplirían la ley, su ley. Pues que la cumplan, que la cumplan de una vez. Kepa Arronategi no tiene que estar en Zuera, tiene que estar en la calle. Y Marta Igarriz no tiene que estar en Logroño, tiene que estar en la calle. Este pueblo tiene derecho a un futuro sin presos ni presas políticas».

Esta II Conferencia Política en Refena (entre Berriozar e Iruñea) continúa con una comida popular y con el homenaje al luchador anti-apartheid sudafricano y referencia internacional de izquierda Ronnie Kasrils.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK