El Tribunal de Cuentas da la razón a Intxaurrandieta y Errazkin en el litigio por parar la incineradora

El Tribunal de Cuentas ha fallado a favor de Iñaki Errazkin y Ainhoa Intxaurrandieta en el litigio en el que el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) le llevó a los tribunales per haber paralizado la construcción de la incineradora de Zubieta. La Fiscalía y GHK les pedían que abonarar por ello 45 millones de euros.

NAIZ|2018/10/10 17:13|31 iruzkin
Errazkin-intxaurrandieta
Errazkin e Intxaurrandieta, en un acto en su apoyo celebrado en Azpeitia el pasado abril. (Aritz LOIOLA / FOKU)

La demanda que dio origen a este procedimiento fue presentada por GHK contra los anteriores gestores, Iñaki Errazkin, exdiputado de Medio Ambiente, y Ainhoa Intxaurrandieta, responsable de GHK durante el anterior Gobierno foral.

En el juicio llevado a cabo la pasada primavera, tanto los representantes actuales de GHK como la Fiscalía reclamaron una sanción de 45 millones de euros, al entender que los representantes de EH Bildu «adoptaron la decisión de rescindir el contrato» de la incineradora «al margen del interés general»., lo que «ocasionó graves perjuicios económicos».

Durante la vista, Intxaurrandieta y Errazkin defendieron que «tuvimos que tomar una decisión entre construir una infraestructura deficitaria o rescindir el contrato con las empresas constructoras, y optamos por lo segundo».

Además, remarcaron que fue la firma de los swaps –un producto financiero que se debía abonar en cualquier caso– «lo que provocó daños al Consorcio, no el haber paralizado las obras de la incineradora de Zubieta».

Reacción de GHK

En una primera valoración sobre la sentencia, de la cual no ha trascendido aún nada más que el sentido de la misma, los actuales rectores de GHK han remarcado que «respetan» la decisión del Tribunal de Cuentas pero que emplearán «todos los medios a su alcance para que Gipuzkoa recupere los 45 millones de deuda ocasionados por los gestores de EH Bildu».

«Deuda que Gipuzkoa se ha visto obligada a asumir añaden– porque Errazkin, Intxaurrandieta y otros decidieron paralizar las infraestructuras, saltándose la Norma Foral aprobada por las Juntas Generales y rompiendo los contratos suscritos en contra de informes técnicos y jurídicos».

Además, GHK recuerda en su nota que «existe un procedimiento abierto en el que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco apreció irregularidades y desviación de poder en la actuación de los anteriores gestores de GHK, de las que podrían derivarse responsabilidades y que todavía está pendiente el pronunciamiento del Tribunal Supremo».

Por su parte, EH Bildu ha convocado una comparecencia este jueves al mediodía para valorar esta sentencia.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK