Donald Trump centra su discurso del Estado de la Unión en Venezuela y China

En horario de máxima audiencia televisiva y en un espectáculo político que reúne a todos los altos cargos de EEUU, Donald Trump ha realizado un repaso de la actualidad en su discurso anual sobre el Estado de la Unión. Comenzando por Venezuela, China o el acuerdo nuclear, ha puesto sobre la mesa también el feminismo y la migración y sus medidas al respecto.

naiz|2019/02/06 11:13
Trump
Trump, en el Congreso en su discurso anual sobre el Estado de la Unión. (Doug MILLS / FOKU)

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha pronunciado ante el Congreso su discurso anual sobre el Estado de la Unión, una cita señalada de la política estadounidense en la que ha querido destacar sus logros y medidas estrella. El mandatario ha aprovechado para defender su labor al frente del país, en horario de máxima audiencia televisiva y en un espectáculo político que reúne a todos los altos cargos de EEUU.

Trump ha hecho un amplio repaso de la actualidad y ha puesto el foco en Venezuela y China. EEUU y China tratan de rebajar la tensión desatada entre ambos por la imposición de aranceles por parte de Washington a las importaciones chinas. «Estamos trabajando para dejar claro a China que, tras años de ataques a nuestra industria y de usurpar nuestra propiedad intelectual, el robo de trabajos y riqueza estadounidenses han llegado a su fin».

En relación a Venezuela, el presidente estadounidense ha defendido que condenan «la brutalidad del régimen de Nicolás Maduro, cuyas políticas socialistas han convertido a esa nación, de ser la más rica de América del Sur, en un estado de pobreza extrema y desesperación». Además de Venezuela, ha señalado a Irán como «el otro gran enemigo». «Para garantizar que esta dictadura corrupta nunca adquiera armas nucleares, retiré a EEUU del desastroso acuerdo nuclear de Irán. Y el otoño pasado aplicamos las sanciones más duras jamás impuestas a un país».

También ha mirado a Corea del Norte y ha anunciado que se reunirá de nuevo con el líder norcoreano, Kim Jong-un, el 27 y 28 de febrero en Vietnam. «Si no me hubieran elegido como presidente de EEUU, ahora mismo, en mi opinión, estaríamos en una guerra enorme con Corea del Norte, con millones de personas potencialmente asesinadas», ha afirmado.

Feminismo y migración

El feminismo y la migración tampoco han faltado en el amplio discurso del mandatario estadounidense. «Todos los estadounidenses deben estar orgullosos de tener a más mujeres trabajadoras que nunca. Y, exactamente un siglo después de que el Congreso aprobase la enmienda constitucional que otorga a las mujeres el derecho a votar, también tenemos al mayor número de mujeres que sirven en el Congreso». Precisamente hoy las legisladoras demócratas del Congreso han vestido de blanco para destacar así el poder femenino en el hemiciclo al conmemorar el acceso al voto de las mujeres.

En cuanto a la migración, EEUU inició una política de «tolerancia cero» hacia la migración en abril pasado, cuando sus autoridades comenzaron a procesar criminalmente a los adultos que llegaban irregularmente al país, lo que separó a unos 3.000 menores de sus padres sin documentos en regla. «Año tras año innumerables estadounidenses son asesinados por extranjeros ilegales criminales».

Ante ello, ha insistido en que hará construir el muro en la frontera con México. El cierre administrativo más largo de la historia de EEUU se produjo por las diferencias entre Trump y la oposición sobre el presupuesto para construir un muro fronterizo, una promesa electoral de Trump.