Trabajadores de La Naval se manifiestan ante la sede del PSE para reclamar soluciones

Trabajadores de La Naval se han manifestado en Bilbo ante la sede del PSE para reclamar una solucion por «vía política» a su situación y este viernes trasladarán su protesta a la sede del PSOE en Madrid, donde a la tarde tienen una reunión con la ministra española de Industria, Reyes Maroto.

naiz|Bilbo|2019/03/13 11:27
Naval
Movilización de los trabajadores de La Naval en las calles de Bilbo. (Monika DEL VALLE / FOKU)

La movilización ha dado comienzo pasadas las 10:15 en la plaza Moyua y, desde ese punto, los trabajadores se han dirigido hasta la sede del PSE, un recorrido que repetirán hasta las 12:00. El secretario del comité de empresa, Juanjo Llorden, ha afirmado que «lamentablemente» no encuentran ninguna solución «vía política» a su situación y, a su juicio, sería la «única solución» para abordar el problema de La Naval y de Ezkerraldea, ya que, según han recordado, «se pueden perder 3.000 ó 4.000 empleos».

Llorden ha señalado que los gobiernos tienen que tener «voluntad de arreglar las cosas y no tienen ni eso». En este sentido, ha indicado que esperan que el viernes la ministra española de Industria, Reyes Maroto, les ofrezca «alguna solución que no ha dado en las anteriores reuniones».

Asimismo, ha recordado que, además de esta manifestación, este jueves se concentrarán ante la sede del PNV a partir de las 11:00 y el próximo viernes, coincidiendo con la reunión prevista a las 16:00 con Reyes Maroto, toda la plantilla se trasladará a Madrid y se concentrarán por la mañana ante la sede del PSOE y por la tarde ante el ministerio.

Llorden ha señalado que los «plazos se agotan» y ha recordado que la SEPI ha remitido cartas a los 150 trabajadores que serían recolocados en otros centros de Navantia para que en un plazo de diez días, que acaba este viernes, elijan destino.

El secretario del comité ha explicado que han trasladado a los trabajadores que cumplan con ese requisito porque además, «no es vinculante» pero ha insistido en que los trabajadores «no están en esa y lo que buscan es otra solución, no ir al exilio». «No creo que tengamos que desplazarnos 1.000 kilómetros para trabajar», ha añadido.