Simon Yates gana la crono de la París Niza y Michal Kwiatkowski sigue como líder

El corredor inglés Simon Yates (Mitchelton) ha sido el más rápido en la quinta etapa de la París Niza, una contrarreloj individual 25.5 kilómetros. El polaco Michal Kwiatkowski (Sky) ha sido tercero y se mantiene como líder. Ion Izagirre, del Astana, ha quedado duodécimo a 43 segundos del ganador. En la Tirreno Adriático, Julian Alaphilippe (Quick-Step) se ha impuesto a Greg Avermaet (CCC) en la apretada llegada de la segunda etapa. En esta carrera el líder es Adam Yates, el hermano de Simon, también del Mitchelton.

Iñaki Telleria|2019/03/14 17:55
Yates
Simon Yates, en un momento de la exigente contrarreloj (Philippe LOPEZ/AFP)

En la París Niza, Simon Yates ha sido el más rápido en la crono disputada con salida y llegada en la localidad de Barbentane sobre 25,5 km.

Sin embargo, el protagonismo de la jornada hay que dárselo también al joven colombiano Egan Bernal, del Sky, que ha logrado la sexta plaza superando a rivales a los que teóricamente les iba mucho mejor el trazado de la etapa.

Ahora, este consumado escalador se ha situado detrás de Kwiatkowski en la general a tan solo 19 segundos. Tercero es Luis León Sánchez (Astana) a 28. Ion Izaguirre, también de Astana, ha sido duodécimo en la etapa a 43 segundos de Yates, aunque en la general lleva más de once minutos perdidos.

El corredor inglés, ganador hoy y también de la última Vuelta, era uno de los favoritos para esta carrera, pero, como Izagirre, se ha dejado demasiado   tiempo en las primeras etapas.

Mañana se disputará la sexta etapa entre Peyner y Brignoles con un perfil de media montaña sobre 176’5 km.

En la Tirreno Adriático, en su segunda etapa, el ganador ha sido el francés Alaphilippe (Quick Step) que se ha impuesto en un sprint en subida en el que han estado presentes una treintena de corredores y en el que segundo ha sido Avermaet (CCC).

En la etapa ha tenido protagonismo Markel Irizar, del Trek, que ha formado parte de la escapada del día, que ha concluido a 20 km de la meta cuando los equipos con sprinters han decidido tirarla abajo.