EEUU anuncia sus primeras sanciones contra el Tribunal Penal Internacional

Estados Unidos ha anunciado sus primeras sanciones contra el Tribunal Penal Internacional (TPI), negando visas a cualquier persona involucrada en una posible investigación de militares estadounidenses en Afganistán o en otro lugar.

NAIZ|2019/03/15 19:10
Pompeo
Mike Pompeo, en la rueda de prensa ofrecida en el Departamento de Estado, en Washington. (Win MCNAMEE / AFP)

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha anunciado que a partir de este momento EEUU denegará los visados al personal del Tribunal Penal Internacional (TPI) y revocará los que ya se hayan concedido con el objetivo de impedir una posible investigación sobre los presuntos crímenes cometidos por sus tropas en Afganistán.

La medida, ha explicado Pompeo, se dirige contra «las personas que emprendan o hayan emprendido acciones para solicitar o impulsar una investigación» y ha advertido a la corte de La Haya de que su país podría adoptar sanciones económicas en su contra «si no cambia de rumbo».

La fiscal jefe del TPI, Fatou Bensouda, pidió en 2017 abrir una investigación sobre los crímenes cometidos en el marco de la guerra en Afganistán. En su opinión, «hay una base razonable» para creer que miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses y de la CIA cometieron crímenes de guerra. El TPI aún no ha tomado una decisión al respecto.

Para Pompeo, esto es tan solo un ejemplo de «una investigación políticamente motivada contra estadounidenses». «La primera y mayor obligación de nuestro Gobierno es proteger a nuestros ciudadanos y esta Administración cumplirá con ello», ha afirmado.

Tampoco a sus aliados

«Estas restricciones de visa también pueden usarse para disuadir los esfuerzos del TPI de perseguir al personal de los aliados, incluidos los israelíes», agregó Pompeo. La Autoridad Palestina (ANP) ha pedido al Tribunal que investigue al Estado judío por las masacres cometidas durante sus operaciones militares.

El pasado setiembre, la Casa Blanca amenazó con arrestar y procesar a jueces y a otros funcionarios del TPI si el tribunal iniciaba acciones por crímenes de guerra contra estadounidenses que combatieron en Afganistán, o si iniciaban investigaciones contra Israel y otros aliados.

El Gobierno de Donald Trump ha cuestionado enérgicamente al TPI, un organismo encargado de juzgar los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad, del cual EEUU no es miembro, pero Afganistán sí y tiene competencia para iniciar una investigación sobre los crímenes cometidos en su país.

El TPI ha contestado a través de un comunicado que está «decidido» a seguir haciendo su trabajo y ha defendido que «es una institución judicial independiente e imparcial es crucial para garantizar la rendición de cuentas por los crímenes más graves bajo el Derecho Internacional».