Sánchez se ventila el mitin de Iruñea como un trámite

El líder del PSOE y presidene del Gobierno ha irrumpido con todo el aparataje de campaña en el Navarra Arena. Ha reunido a cientos de personas, puede que a más de mil. Pero se ha marchado sin dejar ningún mensaje. Hasta se le ha olvidado hablar de la exhumación de Franco.

@AritzIntxusta|2019/03/15 20:49
Bb_20190315762402
Sánchez, paseando por Sarasate. (Idoia ZABALETA/FOKU)

El acto más relevante de Pedro Sánchez se ha quedado en un paseo por el centro de la capital navarra. Detalle que no tuvo Albert Rivera, que firmó su pacto con UPN en las afueras y luego salió corriendo sin responder preguntas. Pablo Casado prefirió la payasada de Altsasu con Inda, así que Sánchez es el primer líder de uno de esos grandes partidos en caminar por la ciudad en campaña.

No ha habido ningún mensaje en clave local. Los saludos de cortesía a sus candidatos y nada más. No ha mencionado a Navarra Suma, ni a EH Bildu, ni a Geroa Bai. Nada, absolutamente nada en clave local.

Ha explicado los «decretos sociales», ha prometido retomar sus presupuestos, etc. Ha cuestionado el veto que le ha lanzado Ciudadanos y ha afirmado que el habla de «la derecha» y no de «las derechas» porque asegura que los tres partidos (PP, Ciudadanosy Vox) tienen un mismo programa. La tenía solo para empujar a gol con el tema de Navarra Suma, pero no ha chutado.

Tan de trámite ha sido todo que no ha hablado tampoco de la exhumación de Franco, y eso que la noticia de ayer era la fecha para sacar al dictador de la tuma en Los Caídos. Será el 10 de junio por la mañana, según ha anunciado Carmen Calvo al mediodía. Y todo, para desánimo de los asistentes, pues el resto de oradores sí lo ha mencionado. Era lo que mas aplausos arrancaba.

Ha habido que contentarse con los teloneros. Toni Magdaleno, el candidato al Senado, muy flojo. Maite Esporrín, la candidata por Iruñea, en su línea pero bien. Lo primero que ha dicho es que había darse prisa con las obras del TAV. María Chivite no cambia el discurso, aunque ha puesto alguna nota de color. Ha dicho que Navarra Suma es una coalición de derechas «que da miedo». Pero también que el cuatripartito impone el euskara y que Uxue Barkos ha asegurado que, si se activara la Transitoria Cuarta, «apoyaría la anexión de Navarra al País Vasco». No ha dicho dónde ha leído o escuhado eso.

Otra cosa ha sido Santos Cerdán, uno de los apoyos más leales de Sánchez en el partido. Fue su gran bastón cuando nadie creía en él. Ahora va como primero de la lista al Congreso. Cerdán ha parecido más cercano en su discurso a Geroa Bai que ha Navarra Suma. «Con que veamos las viñetas de Oroz basta para ver lo que ha hecho Esparza con el partido», ha asegurado el candidato.

Cerdán ha asegurado que «Navarra Más (por Navarra Suma) es la foto de Colón». Y ha dicho que son «más excluyentes que los nacionalistas». Su mayor latigazo a EH Bildu ha sido su voto en contra de los «presupuestos sociales».