Más de 200 muertos en una cadena de explosiones en iglesias y hoteles de Sri Lanka

Al menos 207 personas han muerto y 450 han resultado heridas en las ocho explosiones ocurridas este domingo en Sri Lanka, entre ellas tres en iglesias cristianas y otras tantas en hoteles de la capital, según el último balance ofrecido por las autoridades.

NAIZ|2019/04/21 08:50
20190421_srilanka
La Policía registra la iglesia de San Antonio tras la explosión. (Ishara S. KODIKARA/AFP)

Las seis primeras detonaciones han ocurrido en un periodo de media hora; la primera de ellas, en la iglesia de San Antonio, en la capital del país, Colombo. Las otras dos iglesias alcanzadas se encontraban en Negombo –a 30 kilómetros de la capital–, y en Batticaloa, a 250 kilómetros al este de la misma ciudad.

Los  hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury, el Shangri-La, todos ellos en la capital, y todos de categoría cinco estrellas. Más tarde, una séptima explosión ha matado a otras dos personas en otro pequeño hotel cercano al jardín zoológico nacional de Dehiwala, a diez kilómetros al sur de la capital.

La última detonación, según han confirmado fuentes policiales a la filial ceilandesa de la cadena BBC, ha ocurrido en una zona residencial distrito de Dematagoda, en el este de la ciudad.

Al menos 105 personas han fallecido en una sola explosión, la ocurrida en la iglesia de San Sebastián, en Negombo, al norte de la capital.

Entre el total de 207 fallecidos hay una treintena de extranjeros, según el Gobierno.

Ningún grupo ha asumido la responsabilidad de los ataques, aunque el ministro de Defensa, Ruwan Wijewardene, asegura que «los culpables han sido identificados». Según el ministro, casi todas las explosiones parecen haber sido cometidos por atacantes suicidas pertenecientes a un único grupo, del que no se ha revelado su identidad. El Gobierno de Sri Lanka ha confirmado la detención de siete sospechosos.

Toque de queda

El Ejecutivo ha declarado un toque de queda nacional de 12 horas de duración, entre las 18.00 de hoy y las 06.00 del lunes (hora local). Además, el Gobierno ha anunciado un «apagón» de las redes sociales y servicios de mensajería en todo el país, con efecto inmediato, para evitar las «informaciones falsas e incorrectas». «Es solo una medida temporal», añadió.

El primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe, ha convocado una reunión de emergencia de su Consejo de Seguridad, mientras el presidente, Maithripala Sirisena, pedía calma a la población, a la que la Policía ha pedido que permanezca en sus casas.

Los ataques a las iglesias coinciden con el Domingo de Resurrección, en un país donde el 9,7% de sus 22 millones de habitantes son cristianos declarados. La Alianza Evangélica Cristiana del país denunció en 2018 al menos 86 casos de discriminación, amenazas y violencia contra los cristianos de Sri Lanka. Este año, la misma organización registró 26 incidentes de este tipo.