La Asamblea Constituyente de Venezuela prorroga su mandato hasta finales de 2020

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela ha aprobado extender su mandato hasta finales de 2020 el mismo día en que el presidente del país, Nicolás Maduro, ha pedido la celebración de elecciones para reformar la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

NAIZ|CARACAS|2019/05/21 11:29
Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su intervención desde el Palacio de Miraflores. (Marvin RECINOS/AFP)

El pleno de la Constituyente aprobó el lunes por unanimidad una propuesta que implica extender su Poder Plenipotenciario al menos hasta el 31 de diciembre de 2020, tal como habían reclamado durante la sesión varios diputados oficialistas.

El diputado Pedro Carreño ha declarado que la Asamblea Constituyente «ha asumido el trabajo de los diputados opositores que conforman la Asamblea Nacional», «remendándole la plana a esos vagos, holgazanes, que no quieren trabajar». Según ha explicado, la ANC, controlada por el chavismo, asumiría la función parlamentaria hasta que la comisión creada para convocar las próximas elecciones legislativas se pronuncie al respecto.

La Asamblea Constituyente es fruto de un proceso electoral celebrado en 2017 cuya convocatoria y resultado no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional. Su función original es elaborar una nueva Carta Magna, pero en estos años no se han conocido avances en este sentido, y entretanto ha absorbido todos los poderes del Estado a excepción del Ejecutivo.

La omnipresencia chavista en las instituciones ha dejado sin poder a la Asamblea Nacional, un órgano que teóricamente también tiene mandato hasta diciembre de 2020 pero que ahora está en la cuerda floja. «Vamos a hacer elecciones, vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional», ha afirmado Maduro durante un acto en el Palacio de Miraflores.

Así, Maduro ha emplazado a la oposición a medirse electoralmente con el oficialismo antes de diciembre de 2020, cuando expira el actual mandato de la Asamblea Nacional.

«Vamos a medirnos electoralmente. Vamos a hacer elecciones. Vamos a legitimar la única institución que no se ha legitimado en los últimos cinco años. Vamos a elecciones anticipadas de la Asamblea Nacional para ver quien tiene al pueblo, para ver quién tiene los votos, para ver quién gana», ha planteado Maduro. Esta sería, según Maduro, la «solución pacífica y democrática» a la actual situación en Venezuela.

En su intervención, Maduro ha aprovechado además para valorar la primera jornada de diálogo con la oposición celebrada en Noruega. «La primera jornada con la mediación del Gobierno de noruega ha sido muy positiva. Soy un hombre que cree en la palabra como vehículo para superar las diferencias», ha apuntado.

«Ahora, no vayan a creer que soy un bobalicón, un inocentón. Creo en la paz, creo en el diálogo, pero estoy preparando al pueblo para defender la patria donde sea, cuando sea y como sea», ha advertido.

En cualquier caso, y pese a la propuesta de elecciones para la Asamblea Nacional, Maduro ha defendido la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente, destacando que es la garante de la estabilidad del país.

El autoproclamado «presidente encargado» de Venezuela, Juan Guaidó, ha señalado que «una nueva farsa» tan solo «agravaría» la crisis en el país sudamericano.