La juventud vasca se planta frente a la precariedad

Hoy ha terminado el Gasteiz la dinámica «Bizitzak biziarazi», organizada por Ernai. Una movilización que durante tres días ha denunciado la precariedad a lo largo de Euskal Herria

NAIZ|2019/06/15 21:50
Bizitzak_biziarazi_gasteiz_00011
Acto final en Gasteiz de la dinámica «Bizitzak biziarazi» (Foto: GARA)

Hoy ha terminado en Gasteiz la dinámica “Bizitzak biziarazi” organizada por Ernai que durante estos tres últimos días ha denunciado la precariedad que sufre la juventud de Euskal Herria. Las casas de apuestas, el negocio de las prácticas, la falta de gaztetxes, la carestía de la vivienda, los contratos precarios, etc., han sido los objetivos hacia los que han dirigido las denuncias.

«El sistema capitalista heteropatriarcal tiene instrumentos afilados para poder continuar vivo aquí también, para poder comprar barata nuestra fuerza de trabajo y engordar los bolsillo de los de siempre. Y en ese engranaje de dominación, la precariedad desempeña una función destacada», han señalado los portavoces de Ernai en el acto final celebrado en Gasteiz. El deseo de cambiar ese estado de las cosas fue lo que impulsó esta dinámica hace ya un año.

Han señalado que en el informe que elaboraron para lanzar esta iniciativa “Oraina borrokatzeko koordenadak” apuntaron tres ideas fundamentales. La primera es que la precariedad «define las vida» de la juventud vasca, ya que atraviesa todos los ámbitos de la misma. «Es el elemento central», ha afirmado el portavoz de Ernai.

La segunda idea que apuntaba el informe es que la precariedad «no es un problema coyuntural, ni transitorio, ni tampoco sectorial». A juicio de Ernai, la precariedad es una estrategia «perfectamente planificada» que se está cronificando y que afecta a la mayoría de la sociedad. La precariedad la han traído «para quedarse» y es un «instrumento fundamental» para mantener este sistema capitalista.

Por último, los portavoces de Ernai han subrayado que la lucha contra la precariedad y por un proyecto de vida digno ha de ser «necesariamente una lucha colectiva». «Solamente uniendo la fuerza de la juventud que trabaja en diferentes ámbitos conseguiremos que la precariedad sea un problema de primera magnitud», han concluido los oradores.