La pobreza sube en la CAV un 46 % en la última década

Un total de 130.965 habitantes de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa viven en situación de pobreza real, un 6,9% más que en 2016 y un 46% por encima de los que sufrían esta situación en 2008, mientras que la ausencia de bienestar afecta a 270.294 ciudadanos, un 17,3 % más que en 2016.

NAIZ|GASTEIZ|2019/07/12
Pobreza
Movilización en Gasteiz por una RGI que acabe con la pobreza. (Jaizki FONTANEDA/FOKU)

Estos datos se recogen en las estadísticas de la Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales correspondiente a 2018, elaborada por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Ejecutivo de Lakua, que han sido dados a conocer este viernes en una comparecencia de prensa por la parlamentaria de EH Bildu Nerea Kortajarena.

Kortajarena ha lamentado que no haya sido la consejera del ramo, Beatriz Artolazabal, la que haya presentado estos datos, y ha denunciado que «no son buenos» y que suponen una «enmienda a la totalidad» a las políticas sociales del Gobierno de Iñigo Urkullu.

En las tablas se recoge que las 130.965 personas en situación de pobreza real suponen el 6,1% de la población y las que tienen ausencia de bienestar el 12,5%. El aumento de personas pobres con respecto a 2016 es del 6,9%, incremento que es especialmente significativo si se analiza la evolución en la última década (2008-2018), en la que el aumento es del 46 %.

En el caso de las y los ciudadanos que padecen ausencia de bienestar, el número ha crecido en un 17,3% desde 2016 y en un 62,1% desde 2008.

8% en riesgo de pobreza

A estos datos hay que agregar que 172.307 personas (8% de la población) viven en riesgo de pobreza, un 14% más que en 2016 y un 41,4% más que en 2008. Si se habla de riesgo de ausencia de bienestar, lo padece el 22,4% (484.571), con un aumento del 22,9% en dos años y del 37,4% en la última década.

Por su parte, aumentan en un 3,8% desde 2016 y en un 83,7% desde 2008 las personas que aseguran que no cubren los gastos básicos (121.659) y en un 4,1% y un 122,5%, respectivamente, las que confiesan tener impagos o retrasos de pagos en alquileres, hipotecas y recibos. El embargo de bienes afecta a 19.966 personas (16% más que en 2016 y 180% más que en 2008).

Por contra, se rebaja de manera importante la población con problemas graves (46.149) o muy graves (39.111) de alimentación, que disminuye en un 40,8 y en un 41,2% respectivamente. No obstante, 25.674 personas viven en hogares en los que se ha sentido hambre, un 30% menos desde 2016, pero un 20,7% más que en 2008.

La imposibilidad de afrontar gastos imprevistos afecta al 23,1% de la población (+27,6% desde 2016) y el 20,1% no puede ir de vacaciones más de una semana por problemas económicos (+6,3%). Por su parte, el riesgo de endeudamiento afecta en 2018 a un 6,2% menos de personas que dos años antes, pero el incremento es del 62,4% si se compara con 2008.

La mayoría de las personas que sufren pobreza real (44,7%) son parejas con hijos, el 29,4% son familias monoparentales, el 19% personas solas, y el 6,8% parejas sin hijos. Los porcentajes son similares si se alude a la ausencia de bienestar.

Menores afectados

En el 50,2% de los casos de pobreza real están afectados menores de 14 años, porcentaje que baja al 46% si se trata de ausencia de bienestar.

Por sexos, la pobreza afecta prácticamente por igual a hombres y mujeres y en cuanto a la nacionalidad, mayoritariamente son españoles (68,7%). El 15,4% carece de estudios y 12,9% afirma tener formación cualificada.

Kortajarena ha advertido que «todos los indicadores vuelven a situaciones anteriores al año 2000» y reflejan «de manera cruda» la precariedad laboral. Ha reconocido que los datos «no son una sorpresa» porque «reafirman» que la mejora económica «no llega a los ciudadanos» y ha insistido en la necesidad de reformar el sistema vasco de protección social »ampliando derechos y no recortándolos».