Ganaderos de los Pirineos se movilizarán en L'Aínsa para exigir la retirada de los osos

La Plataforma Transpirenaica, que coordina a organizaciones de ganaderos de ambos lados de los Pirineos, exige la retirada efectiva de los osos y para ello realizarán una movilización el 22 de agosto. También piensan acudir a los tribunales. Afirman que en Nafarroa han causado la muerte de una veintena de animales, en Uztarroze e Izaba.

naiz|iruñea|2019/08/04
Oso-uagn
Huella de un oso en el Pirineo navarro. (UAGN)

La reivindicación se visibilizará el próximo día 22 en una concentración en la localidad oscense de L'Aínsa, a la que acudirá una representación de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) para denunciar una situación que califica de «intolerable para los ganaderos» pirenaicos.

La Plataforma Transpirenaica reclama medidas para garantizar la pervivencia de la ganadería y anuncia  que, por su parte, las tomará en el ámbito judicial.

«Es intolerable que los ganaderos tengan que convivir con una osa eslovena que se ha introducido en un hábitat que no es el suyo y se desconoce el comportamiento que pueda tener», sostiene el vicepresidente de UAGN, Gonzalo Palacios, quien asegura que no van a admitir que «los ganaderos y el ganado estén en peligro frente a especies salvajes que se han introducido en el territorio sin tenernos en cuenta».

«En el caso del valle de Salazar, ningún responsable nos ha dado indicaciones sobre cómo debemos proceder en caso de ataques o de encontrarnos con la osa», critica. Considera que es «un error, una humillación y una falta de respeto que no se cuente con el sector a la hora de tomar decisiones como introducir fauna salvaje en el territorio».

La relevancia de la ganadería extensiva

Palacios pide que «las medidas medioambientales que se tomen tengan como prioridad garantizar el enfoque del medio rural y la pervivencia de la actividad económica que en ellos se realiza», y subraya la importancia de la ganadería extensiva para la gestión de los montes, el empleo, la biodiversidad, la prevención de incendios y el mantenimiento de la población en el medio rural.

Una ventajas que, sostiene, la presencia del oso pone en peligro no solo por sus ataques, sino también, «y lo que es peor, por el riesgo de contagio de enfermedades» al ganado.

«O somos capaces de movilizarnos o nuestros pueblos van a desaparecer», asegura el representante de UAGN, que no duda en decir «no al oso y sí a la unión de todos nosotros y a poder ir judicialmente hasta el final cuando hay un elemento de distorsión como puede ser el oso, el lobo o cualquier política medioambiental».