Gales logra el billete para cuartos tras ganar a Fiyi en un partido trepidante (29-17)

A falta de 20 minutos el marcador mostraba un emocionante empate a 17, pero los europeos han llegado más enteros a la recta final. La jornada se ha completado con las claras victorias de Argentina y Escocia.

NAIZ|2019/10/09 14:14
Gales
Jugadores de Gales y Fiyi se saludan al final del choque (Gabriel BOUYS / AFP PHOTO)

Gales ha sellado su pase a los cuartos de final de la Copa Mundial de rugby al derrotar hoy por 29-17 a Fiyi en un partido que, aunque ha tenido momentos de dudas, ha terminado volcándose a favor de los galeses.

En el encuentro, disputado en la ciudad de Oita, han sido los fiyianos los que han anotado primero, con dos ensayos consecutivos y ninguna conversión, el primero en el minuto 3 gracias a Josua Tuisova (0-5) y el segundo por Kini Murimurivalu (m.8, 0-10).

A Gales le ha costado reaccionar, pero lo ha hecho en el minuto 17 con un primer ensayo de Josh Adams (5-10) y uno segundo de él mismo en el minuto 30 (12-10) con dos conversiones exitosas de Dan Biggar, lo que ha llevado a los dos equipos al descanso con el marcador 14-10.

Fiyi se ha vuelto a poner por delante gracias a un try penal (m.53, 14-17), pero Rhys Patchell, que ha entrado a reemplazar a Biggar, ha convertido un golpe de castigo en el minuto 57 igualando el marcador a 17.

Adams se ha apuntado su segundo ensayo (m.60, 22-17), sin suerte en la conversión por parte de Patchell, y después ha sido el turno de Liam Williams (m.68, 27-17), y esta vez sí ha acertado Patchell para agregar dos puntos a la cuenta de Gales.

Con este resultado, Gales acumula 14 puntos en tres partidos, a falta del último en esta fase, contra Uruguay, por delante de Australia, que tiene 11 puntos y también tres partidos. Fiyi queda eliminado, además de Georgia y Uruguay.

Argentina se despide con victoria

Argentina, por su parte, ha derrotado fácilmente a Estados Unidos por 47-17 en su último compromiso del Mundial, una victoria que no quita el sabor amargo a su participación pero al menos asegura la plaza en la próxima edición, Francia 2023.

Argentina acaba con 11 puntos en su grupo, el C, por detrás de Inglaterra y Francia, el primero con 15 puntos y el segundo con 13, pero ambos todavía con un partido pendiente de disputar. Es la primera vez desde el torneo de 2003 que los Pumas no logran pasar a cuartos de final.

La despedida de Argentina ha sido en el estadio de Kumagaya, al norte de Tokio, con 24.377 asistentes. Los primeros minutos han estado muy disputados, con un ensayo anulado a Argentina después de revisar las imágenes por los árbitros asistentes, y una peligrosa embestida estadounidense que ha chocado contra el férreo muro defensivo argentino.

El primer ensayo ha tardado en llegar, en el minuto 18, gracias a una jugada de los Pumas en la que el central Juan Cruz Mallía se ha colado entre la defensa estadounidense y ha cedido el oval al apertura Nicolás Sánchez para que anotara el ensayo (5-0), con conversión posterior de este último.

En el minuto 24, el fullback Joaquín Tuculet ha recibido un balón lanzado al aire por el ataque argentino y tras agarrarlo pudo posarlo después de la línea de ensayo, con transformación de Nico Sánchez (14-0). Y Tuculet ha repetido en el minuto 34, anotando en tercer ensayo para los Pumas (19-0), aunque con transformación fallida del apertura argentino.

Blaine Scully ha anotado el primer ensayo para Estados Unidos al final de la primera parte (19-5), pero lejos de remontar, en el segundo tiempo las rentas han ido en aumento.

Mallía, que ha debutado hoy en un Mundial, ha firmado dos ensayos (m.43, 24-5 y m.47, 33-5) y después ha sido el turno del central Jerónimo de la Fuente (m. 55, 40-5), antes de que los norteamericanos lograran su segundo try por medio de Paul Lasike (40-10).

Gonzalo Bertranou para Argentina (45-12) y Scully para Estados Unidos, han anotado los últimos ensayos para dejar el marcador final en 47-17.

La victoria de los Pumas ha tenido un momento especial, porque este partido ha supuesto la despedida del ala Juan Manuel Leguizamón, que ha jugado en Japón su cuarto campeonato mundial y a sus 36 años cuelga las botas.

Escocia arrolla a Rusia

La jornada se ha completado con la paliza de Escocia a Rusia (61-0) en un encuentro con mucho contacto disputado en la ciudad de Shizuoka y que manda a los rusos a casa sin haber ganado ningún partido.

Los rusos han interpretado bien su guión, jugando corto y machacando la delantera, pero en campo contrario, y no han podido seguir el ritmo de los del Cardo, que han anotado su primer ensayo (5-0) en el minuto 13, con un quiebro de Adam Hastings, que ha logrado pasar entre cuatro contrarios.

El apertura escocés ha firmado su doblete poco después (12-0), y más adelante el medio scrum George Horne interceptaba un pase de Dmitry Perov para dejarse caer sobre la línea (19-0). La primera parte ha terminado 21-0.

En la segunda mitad han sido Horne, George Turner, Tommy Seymour, de nuevo Horne, anotando un hat-trick, John Barclay y Stuart McInally los que han logrado posar el oval tras la raya para firmar el 61-0 final.

Escocia se convierte en el equipo en lograr el mayor número de victorias dejando a cero a su rival en una Copa Mundial, cinco, y en el primero en hacerlo en dos encuentros consecutivos, tras derrotar a Samoa por 34-0.

La selección del Cardo tiene pendiente todavía un encuentro con el anfitrión que, si el paso de un tifón previsto para este fin de semana no lo evita, tendrá lugar el domingo en la ciudad de Yokohama.