Cuba e Irlanda renuevan sus lazos históricos de amistad y admiración rebelde

Coincidiendo con el endurecimiento del embargo estadounidense a Cuba, el presidente de la isla fue recibido el domingo en Irlanda no solo con los lógicos honores de Jefe de Estado sino con el afecto y respeto que se profesan ambas naciones.

Iker BIZKARGUENAGA|2019/10/22
Gerry
Miguel Díaz-Canel, junto a varios representantes de Sinn Féin, como Gerry Adams y Mary Lou McDonald @GerryAdamsSF

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, se ha reunido estos días con su homólogo irlandés, Michael Higgins, y el primer ministro, Leo Varadkar, y también con una amplia representación de Sinn Féin.

«Gracias a ustedes, hoy comprendemos mejor el espíritu de independencia y el sentido patriótico irlandés que tanto nos unen como pueblos, y como islas que compartimos un mar de luchas, esperanzas y futuro». Esta dedicatoria escrita por Miguel Díaz-Canel en el libro de visitas del prestigioso Trinity College de Dublín concentra el ánimo con el que el presidente cubano ha visitado durante estos días Irlanda, un país ligado a la isla caribeña por lazos históricos de una amistad correspondida.

Hace dos años, sin ir más lejos, la Oficina Postal de la República de Irlanda emitió un sello conmemorativo de Ernesto Guevara, para recordar el 50 aniversario de la muerte del Che, un revolucionario universal orgulloso de sus raíces irlandesas –su segundo apellido era Lynch–, y en La Habana se exhibe en un lugar preferente un monumento a los militantes del IRA y del INLA que dieron su vida en la huelga de hambre de 1981.

Hay una sintonía especial entre Cuba e Irlanda, y existe un apego de ida y vuelta entre los revolucionarios cubanos e irlandeses. Se profesan el mismo cariño que desde Euskal Herria muchísima gente siente por ambos países y sus procesos emancipadores. Como muestra de ese afecto, representantes de Sinn Féin como Mary Lou MacDonald, Gerry Adams o Declan Kearney subieron a las redes sociales imágenes donde compartían velada con el mandatario cubano.

EEUU endurece el embargo

Según expresó Díaz-Canel en su cuenta de Twitter al poco de llegar a Irlanda, donde se ha reunido con su homólogo Michael Higgins y el primer ministro, Leo Varadkar, la visita de Estado ha estado caracterizada por «un ambiente de respeto, amistad y coincidencia en diversidad de temas de la agenda bilateral y multilateral», así como una «mutua admiración por nuestras luchas».

Una lucha, la cubana, que sigue lidiando desgraciadamente con la agenda imperial de su vecino norteamericano, que precisamente ayer puso en vigor una nueva tanda de medidas para endurecer el embargo a la isla, contra la que la Administración de Donald Trump no ha dejado de acometer desde que llegó a la Casa Blanca. 

En ese contexto, el afectuoso recibimiento irlandés, prólogo de una gira de mayor alcance que incluye a otros países como Bielorrusia, Azerbayán y Rusia, tiene un componente balsámico para los integrantes de la comitiva cubana.

«Gracias por la amabilidad y las atenciones», escribió Díaz-Canel en su visita a la Catedral de San Patricio, según informó la web cubainformación.tv, y añadió que «nuestros pueblos se distinguen por su patriotismo y ansias de independencia».