La Policía dispersa con gases una marcha con los féretros de los últimos muertos en Bolivia

La Policía boliviana ha dispersado, a su llegada a La Paz, una marcha en la que participaban miles de personas con los féretros de los fallecidos por balas de soldados y policías el pasado martes.

NAIZ|2019/11/21
Bolivia-policia
Manifestantes dejan los féretros en el suelo entre gases lacrimógenos. (Ronaldo SCHMEDIT/AFP)

La Policía ha dispersado con gases lacrimógenos una marcha con los féretros de los fallecidos en un operativo militar y policial del pasado martes. La policía ha cargado contra las miles de personas que participaban a su llegada al centro de La Paz, entre gritos de «Asesinos» hacia los uniformados.

La manifestación llegaba desde la vecina ciudad de El Alto hacia las 14:30, hora local, a la céntrica plaza de San Francisco, en La Paz, con ataúdes con los cuerpos de los ocho civiles fallecidos por disparos de soldados y policías.

Entre gritos de «Justicia, justicia», la marcha se había detenido en una avenida junto a la plaza cuando efectivos de la Policía Boliviana han comenzado a lanzar botes con gases y los manifestantes se han dispersado por las calles adyacentes, mientras un grupo de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales, intervino en motocicletas.

Varios de los participantes han denunciado sentirse «tratados como perros», en una protesta pacífica para denunciar la intervención militar y policial del martes en El Alto. «Hemos sido matados y ahora somos gasificados», gritaba una mujer.

Algunos de los féretros fueron bajados al suelo en plena calle por los manifestantes, tras haber acompañado a los vehículos que los traían de El Alto, mientras pedían ayuda para atender a la gente afectada por los gases.

Los ocho civiles fallecidos recibieron impactos de proyectiles de armas de fuego, cuya autoría se investiga, según la Defensoría del Pueblo de Bolivia, mientras el Gobierno surgido del golpe asegura que no fueron efectuados por los militares

Con los ocho fallecidos en El Alto, la cifra de muertos desde que estalló la crisis en Bolivia tras las elecciones del pasado 20 de octubre y el posterior golpe subió a 32 personas.  

Morales denuncia un montaje

Mientras el derrocado presidente Evo Morales ha denunciado este jueves a las nuevas autoridades de su país por «crear un montaje».

El Gobierno de facto ha afirmado que presentará dos denuncias contra  Morales, una ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por «crímenes de lesa humanidad» y otra en instancias nacionales por «sedición, terrorismo y alzamiento armado», a pesar de que el propio Morales ha sido el derrocado por las nuevas autoridades con el apoyo del Ejército.

«Apelar a la manipulación judicial para encarcelar a líderes antiimperialistas, de izquierda y progresistas es algo que ya hicieron con (el brasileño Luiz Inacio) Lula (da Silva), (la argentina) Cristina (Fernández) y (el ecuatoriano Rafael) Correa», ha denunciado Morales en Twitter.

El líder bolivianeo sostiene que «lo único que quieren es detener los avances del pueblo» y que «los que tienen que estar preocupados por la Corte Penal Internacional son (la presidenta interina Jeanine) Áñez y (el ministro de Gobierno Arturo) Murillo, por los crímenes de lesa humanidad que están cometiendo al ordenar a los militares asesinar a mis hermanas y hermanos, tratando de cubrir estos delitos con un decreto ilegal», ha añadido.

Un decreto emitido recientemente por el Gobierno interino de Bolivia exime de responsabilidad penal al personal de las Fuerzas Armadas que participe en la represión de las protestas contra el golpe

Elecciones

Por otro lado, el Parlamento boliviano está estudiando dos proyectos de ley para la convocatoria de nuevas elecciones, uno presentado por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñenz y otro por el partido de Morales, el mayoritario MAS.

El MAS ha confirmado que no presentará a Morales ni al vicepresidente, Álvaro García Linera en los comicios, y que concurrirá con el Tribunal Electoral que elijan las autoridades golpistas, sin presentar candidatos para su nueva composición.