Fin de fiesta de Bilbao Basket con derrota en el adiós de Rafa Martínez (78-65)

La defensa de Unicaja ha terminado asfixiando a unos hombres de negro que han jugado con nueve efectivos, más los 57 segundos de Jaylon Brown. Rafa Martínez ha sido despedido por el escaso público presente en La Fonteta puesto en pie.

Arnaitz Gorriti|2020/06/25
Rafa
Rafa Martínez ha jugado su último partido en las filas de Bilbao Basket y ha sido despedido entre grandes aplausos. (M. POZO / ACB PHOTO)

UNICAJA 78 - RETABET BILBAO BASKET 65

Se acabó lo que se daba para los hombres de negro. Después de haber retornado de la LEB, de haber conseguido consolidarse entre los mejores de la Liga ACB otra vez, a pesar de manejar un presupuesto de resistencia; de haberse colado en la Copa poniendo en aprietos al mismísimo Real Madrid; después de haber perdido a Axel Bouteille, traspasado a Unicaja, y las lesiones de Jaylon Brown y Kulboka, más la marcha de Tyler Haws, la campaña ha llegado a su fin para los bilbainos. Ha caído contra Unicaja en un partido intrascendente si no fuera porque ha sido el último de Rafa Martínez como miembro de Bilbao Basket.

RETAbet Bilbao Basket se ha presentado en su último partido en esta Fase Final con una rotación de nueve jugadores –de diez, al final, por los 57 segundos que ha podido jugar Jaylon Brown, tiempo de sobra para que haya anotado un tiro–, debido a la ausencia de última hora de Emir Sulejmanovic a cuenta de una «sobrecarga de la musculatura anterointerna de su muslo izquierdo», según los servicios médicos del club bilbaino.

Asimismo, Rafa Martínez ha confirmado que no seguirá en las filas de los hombres de negro, aunque todavía no ha aclarado su futuro, si es que va a regresar a Manresa o va a retirarse. Por si fuera poco, en las últimas horas se ha conocido el interés del Alba Berlín, equipo de Euroliga, por hacerse con Ben Lammers, aunque el pívot texano de Bilbao Basket tenga un año más de contrato.

Con tantos condicionantes, más el cansancio propio de jugar cinco partidos en menos de diez días, los hombres de negro han sucumbido ante un rival que ha llegado lamiéndose sus heridas por la derrota ante el Baskonia cuando tenía el duelo, y el pase a la semifinal, en sus manos. Bajo esa tesitura, ha sido un partido bastante gris en el que Unicaja ha llevado la iniciativa, pero que se ha topado con un Bilbao Basket que nunca ha dejado de luchar.

Con 14 puntos y esos famosos triples en escorzo, Jonathan Rousselle ha vuelto a ser el líder destacado de los de Mumbrú, con el propio Rafa Martínez sumando desde la larga distancia hasta que la defensa malagueña se ha puesto las pilas tras el receso. En el bando que entrena Luis Casimiro, Josh Adams y Darío Brizuela –el donostiarra, uno de los que peor parado salió del duelo ante el Baskonia– han sido los encargados de llevar la iniciativa andaluza, aunque con su rival siempre al acecho, en buena medida porque Balvin, equilibrando el juego vizcaino, ha tenido un día inspirado, no así un Lammers lejos de su habitual concentración, movilidad y acierto.

El partido se ha roto con el parcial de 19-9 del tercer cuarto. Hasta ese momento, Bilbao Basket se ha mantenido en la brecha, frenando muy bien a un excompañero como Axel Bouteille mucho menos protagonista que el martes.. No obstante, la defensa andaluza ha ahogado del todo a los hombres de negro, mientras que los ensayos zonales de Alex Mumbrú no han surtido efecto ante un adversario que ha sabido mover el balón y hallar tiros más o menos liberados.

Unicaja ha recuperado 11 balones y durante esos minutos ha podido correr, alcanzando un colchón al final del período, 61-48, que ha sido ilevantable para los bilbainos.

En adelante, el partido ha ido muriendo por su propia intrascendencia, hasta que a 1.21 para el final, Rafa Martínez ha enfilado el camino al banquillo, sustituido por última vez por Alex MUmbrú. Las pocas personas presentes en La Fonteta –compañeros y rivales, periodistas, operarios...– han despedido al de Santpedor puestos en pie, siendo este el momento más emotivo y trascendental de la velada, que ha terminado con Bilbao Basket despidiéndose de esta Fase Final con un balance de 1-4, pero regresando a casa con la cabeza alta.

Respecto a rafa Martínez, el escolta ha comentado que «no sé si seguiré jugando. Dependerá de mis rodillas que necesitan de bastante cuidado. Ahora regreso a mi casa –Manresa– y en el plazo de un mes o mes y medio, decidiré si continúo o no».

Mumbrú, por su parte, ha despedido a su equipo de la cita valenciana declarando que «hemos llegado muy al límite, pero estoy contento y orgulloso por mis jugadores porque han ido a tope estos cinco partidos. Pero para nosotros lo importante es volver a Miribilla, a sentir a nuestra gente, que la hemos vuelto a sentir. Ellos han vibrado con nosotros y eso es algo que nos enorgullece».

BARCELONA LASSA 86 - IBEROSTAR TENERIFE 87

Ya no hay equipos invictos. Iberostar Tenerife ha dejado a Bilbao Basket como colista del grupo A tras batir por la mínima al Bará con dos tiros libres finales del sorprendente Fran Guerra.

El Barça ha descartado a Higgins, Hanga, Claver y Tomic, mientras que Pangos y Mirotic han visto el partido desde el banquillo, sin ponerse muy nerviosos ante un marcador que se ha ido poniendo en contra.

Y es que Iberostar Tenerife, pese a las ausencias de Shermadini, Dani Díez y Aaron White, con Marcelinho Huertas en el banquillo, no ha tardado en ponerse por delante, con un sorprendente Fran Guerra realizando muy buenas acciones, así en el poste bajo como desde la línea del triple –pese a sus 2,14 metros de estatura–. Entre el pívot grancanario y Konate, los de Vidorreta han adquirido un colchón oscilante entre cinco y nueve puntos, con el acierto desde más allá de los 6,75 metros como principal puntal –9 de 16 para los aurinegros, por 5 de 10 el Barça–, con momentos muy lucidos de Alex López, para alcanzar los vestuarios con 37-47 en el marcador. En el bando culé, Pierre Oriola y la gran promesa argentina Leandro Bolmaro han sido los más destacados en anotación, aunque insuficiente en esos 20 primeros minutos.

La defensa culé ha mejorado sobradamente tras el descanso, arrimándose hasta un 50-52 merced a un parcial de 13-5, con un Kyle Kuric ofreciendo acierto desde el tiro exterior. Con buenos minutos de Bolmaro y Brandon Davies, el Barça ha llegado a ponerse en cabeza, aunque el último cuarto ha llegado con empate a 61 en el marcador, después de un triple sobre la bocina de Nick Zeisloft.

Los de Txus Vidorreta han redoblado sus ánimos en ese arranque del último cuarto. de la mano de Zeisloft, Lundberg y Guerra, Iberostar Tenerife ha logrado un parcial de 3-10, obligando a Svetislav Pesic a parar el partido con 64-71.

Iberostar Tenerife ha llegado a tener una máxima de ocho puntos, 69-77, pero varios triples de Abrines y la entrada de Davies y Kuric ha igualado el partido, al punto de que los de Pesic han amagado con remontar.

Pero los de Vidorreta han tenido otro arreón, 79-82, con un triple de Konate. Lenta y dolorosamente, entre Kuric y Davies el Barça se ha adelantado 83-82, dejándole la última bola a la escuadra aurinegra. A ocho segundos, Lundberg ha logrado un «dos más uno» para adelantar a los de Vidorreta 83-85, pero Brandos Davies les ha respondido con la misma moneda, adelantando con un tiro libre a los Pesic a tres segundos y medio.

Tiempo muerto de Txus Vidorreta. La pizarra del técnico de Indautxu ha sorprendido con un balón para Fran Guerra, que ha sacado la personal a Brandon Davies para tratar de decidir con dos tiros libres con el reloj a cero. El grancanario, para regocijo de compañeros y rivales, ha evitado la prórroga, despidiendo la temporada aurinegra con un intrascendente pero merecido triunfo.

 

 

ARGAZKI GALERIA
Gaizka PEÑAFIEL | FOKU


Mungiako laukoteak NAIZ Kontzertuak ekimenaren seigarren gaua erre zuen ostirala gauean. Sanagustin Kulturunea, eliza zaharra musikari emana. Rock-ak: 1 - Jainkoak: 0. Ibilbide labur baina sakonean sortutako klasiko eta kaleratzear dauden abestientzako lekua egon zen; hori bai, kanta zaharrak edo ezagunak soineko berriekin aurkeztuta.