Londres sopesa usar buques de guerra contra los inmigrantes que llegan por el Canal

235 migrantes llegaron el jueves en 17 embarcaciones a territorio británico por el Canal de la Mancha. Dirigentes del Partido Conservador han puesto el grito en el cielo ante ello y algunos plantean usar buques de guerra contra estas personas procedentes de Siria, Irak o Eritrea.

NAIZ|2020/08/10
Dover
Un guardacostas británico lleva un niño inmigrante en Dover. (Gleen KYRK | AFP)

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha calificado este lunes el aumento de los cruces migratorios a través del canal de la Mancha como un acto «estúpido, peligroso y delictivo».

«No hay duda de que sería de gran ayuda trabajar con nuestros amigos franceses para evitar que los migrantes se metan en el canal», ha aseverado Johnson durante una visita a Upminster, un barrio a las afueras de Londres.

Johnson ha manifestado así la necesidad de analizar «el marco legal actual» para aquellos migantes que llegan de forma ilegal a territorio británico y ha afirmado que «una vez llegan a Reino Unido es muy difícil mandarlos de vuelta», según informaciones de la cadena BBC.

Varios diputados del Partido Conservador han apoyado la idea de desplegar a la Armada Real como parte de las medidas para detener el flujo de migrantes, que alcanzó una cifra récord el pasado jueves, cuando 235 migrantes llegaron a las costas británicas a bordo de 17 embarcaciones.

El sábado, el Gobierno británico pidió a París que adoptase medidas más duras para evitar que los migrantes crucen el Canal de la Mancha. Tal y como señaló el secretario de Estado de Interior y Justicia, Chris Philp, la Administración de Macron debería evitar los intentos repetidos de cruzar el canal.

Unas 1.000 personas cruzaron a Reino Unido en el mes de julio, muchas de ellas de Eritrea, Irak, Irán y Siria. La mayoría fueron recogidas por los guardacostas británicos. Desde que comenzó 2020 unas 4.000 personas han tratado de alcanzar las costas de Reino Unido desde Francia, según datos del Gobierno.

La ministra del Interior británica, Priti Patel, se hizo eco de su llamado en una serie de tuits: «Sé que cuando los británicos dicen que quieren recuperar el control de nuestras fronteras, eso es exactamente lo que quieren decir».

Asimismo, el Ministerio del Interior ha confirmado que está considerando el uso de buques de guerra para estos desplazamientos, aunque el Ministerio de Defensa ha rechazado de manera extraoficial la idea.

Fuentes de este departamento consideran que resulta «inapropiada e innecesaria» y dicen que «los recursos militares no deben utilizarse para abordar errores políticos».