Oriol Riera: «En Pamplona viví el mejor ambiente en un campo y en un vestuario»

Tras su paso por Osasuna en dos periodos diferentes –2013-14 y 2016-17, curiosamente ambos acabaron en descensos a Segunda–, Oriol Riera ha reconocido en el día de su despedida de los terrenos de juego que «en Pamplona viví el mejor ambiente en un campo y en un vestuario».

NAIZ|2020/08/10
Riera
Oriol Riera celebra el segundo gol que le marcó al Real Madrid a mediados de diciembre de 2013. (Jagoba MANTEROLA / FOKU)

A sus 34 años y con un sinfín de experiencias vividas, Oriol Riera ha tenido un importante recuerdo para su etapa rojilla, en una primera fase en la que se destapó como goleador de Primera –13 dianas ligueras–, lo que no impidió que la escuadra navarra descendiese a la categoría de plata.

Sí que le sirvió al club rojillo para hacer caja –2,5 millones–, gracias a su traspaso al Wigan. Regresó en la 2016-17, aunque su participación ya fue más bien testimonial, lo que no impidió que anotase otros cuatro goles en las escasas ocasiones que jugó.

«En Pamplona viví el mejor ambiente en un campo y en un vestuario», ha reflejado el ariete de Vic, que compartió habitación y delantera con Leo Messi en su época juvenil blaugrana.

Interpelado por su mejor momento deportivo, el futbolista catalán no ha dudado en señalar que el encuentro que midió en El Sadar a los rojillos con el Real Madrid en la 2013-14, que finalizó con empate a dos, ambos tantos marcados por él.

«Fue una experiencia increíble en un ambientazo que comenzó con una pancarta levantada en el Graderío Sur en la que se podía leer “Bienvenidos al infierno”», ha rememorado en su despedida oficial como futbolista profesional. También ha contado que «el gol más bonito que he marcado fue en Villarreal con Osasuna de espuela a pase de Armenteros».

Oriol Riera no ha ocultado su «amor por el club y por Pamplona», en un tramo de su trayectoria deportiva donde se convirtió en «mejor persona y donde, además, fui padre por primera vez», ha recordado. Ha reiterado que su amor por Osasuna «es inmenso, por el agradecimiento que tengo hacia ellos al apostar por mí cuando yo estaba en Segunda División, algo que solo hace que sienta mucho orgullo por haber pertenecido a este club».

Durante un vídeo en homenaje a su singladura, el excapitán Patxi Puñal le ha enviado un abrazo «muy grande» a un jugador que se puede ir «con la cabeza alta y orgulloso de lo que ha conseguido», mientras que Roberto Torres le ha dado la enhorabuena «por la pedazo de carrera que has hecho», a la vez que se ha mostrado «afortunado por haber compartido vestuario y césped, además de amistad fuera de los terrenos de juego».

Sobre sus 16 años en activo en la élite, Oriol Riera ha analizado que «han sido años difíciles, pero, a la vez, bonitos, pues he disfrutado y aprendido muchísimo, haciendo lo que más me gusta». Ahora se le abre una nueva etapa, al admitir su intención de iniciarse como entrenador. «Empieza un nuevo reto, difícil, pero apasionante», ha comentado. Quién sabe si dentro de un tiempo podría ser en el banquillo osasunista.