Una Segunda B con 102 equipos, cinco grupos y tres fases de competición

Giro radical en el sistema de competición de Segunda B y Tercera, categorías que comenzarán su calendario el próximo 18 de octubre. Habrá menos partidos y más eliminatorias para reajustarse a los nuevos niveles que se impondrán a partir de la próxima temporada.

NAIZ|2020/09/15
Realunion
El formato de competición de Segunda B y Tercera cambiará por completo. (Juan Carlos RUIZ/FOKU)

La actual pandemia sanitaria ha obligado a la RFEF a diseñar un novedoso calendario competitivo en Segunda B y Tercera, con el que algunos clubes participantes no están muy de acuerdo. Menos encuentros en la fase regular y más eliminatorias son algunos de los cambios que se aplicarán.

El inicio de ambas categorías está previsto para el próximo 18 de octubre, mientras que la inscripción de futbolistas se podrá realizar hasta el día 5 de ese mismo mes y posteriormente habrá otra apertura de mercado invernal, entre el 4 de enero y el 1 de febrero de 2021.

Como máximo, cada club podrá disponer de 22 licencias de futbolistas en sus plantillas, entre los cuales no podrá haber más de 16 jugadores mayores de 23 años. En Segunda B se exige un mínimo de diez licencias de categoría P y la actual categoría de bronce dispondrá de 102 equipos (antes eran 80), cinco grupos –20 y 21 conjuntos en cada uno de ellos– subdivididos a su vez en dos subgrupos cada uno y tres fases con diferentes objetivos.

Una primera constará de 18 partidos o 22, en función de la composición de los grupos, en el formato de ida y vuelta, y con la novedad de que tanto los puntos como los goles –a favor y en contra– contabilizarán de cara a la segunda fase, una fórmula muy similar a la que se suele utilizar en los torneos de selecciones de balonmano.

Los clubes que se clasifiquen en los tres primeros puestos de los diez subgrupos accederán a una segunda fase para pelear por el ascenso a Segunda, en la que durante seis jornadas competirán los del subgrupo A contra el B. Los tres primeros de cada grupo, además del cuarto con mejor coeficiente de entre los cinco grupos, participarán en el play off de ascenso a Segunda, mientras que el resto quedarán encuadrados en la Primera División RFEF (Segunda B Pro). Dicho play off se desarrollará mediante el sistema de eliminatorias, a partido único y en sede única, participando 16 equipos.

Para ascender a la Primera División RFEF pugnarán los ubicados entre el cuarto y sexto o séptimo de la fase regular durante ocho jornadas con idénticos encuentros –subgrupo A contra B–a los ya mencionados. Los dos primeros de cada grupo conseguirán estar en este nuevo nivel.

Por su parte, quienes queden entre el séptimo y décimo o undécimo lugar lucharán por la permanencia en la denominada Segunda División RFEF (actual Segunda B). Quienes queden del cuarto al octavo de este segunda fase por la permanencia, además del clasificado como tercero con peor coeficiente descenderán a la Tercera División RFEF.

Además, la RFEF establece un protocolo en el caso de que se deba suspender o paralizar la competición, establéciéndose que será la Comisión Delegada de este organismo la que llevará a cabo una resolución en tal sentido, siempre y cuando se juegue, como mínimo, la mitad de los partidos.