Alvaro  Reizabal
Alvaro Reizabal
Abogado

Maneras de vivir

La bombilla para lanzar esta ocurrente promoción se le encendió, al parecer, porque todos los forasteros le repiten a Cristina «¡qué bien vivís en Donosti!»

Hace bien poco que conocimos en qué consiste vivir a la madrileña, porque lo explicó repetidamente la candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid: no ver a tu ex jamás en la vida, tomar cañas con los amigos y amigas después de un día agotador, en una ciudad muy cara, con mucha gente, agobiante en una palabra, y, sobre todo, hacer lo que te dé la gana, que en eso consiste la libertad frente a la opresión del socialcomunismo bolivariano. Y no cabe duda de que la formula debe gustar a muchos madrileños, a juzgar por el resultado de las elecciones y de la jornada de celebración la misma noche, tras conocerse el resultado de los comicios.

Ahora la concejal de Turismo del Ayuntamiento de Donostia, Cristina Lagé, a la sazón del PSOE, lanza una campaña que supone la segunda fase de «Os echamos de menos, volveremos a viajar» en la que invita al personal, potencial turista en nuestra ciudad a vivir a la donostiarra, porque, según la edil, lo que más envidia el visitante es cómo vivimos.

Es muy de agradecer el monumental esfuerzo de imaginación que le ha tenido que suponer el lanzamiento de esta original idea que, por supuesto, nada tiene que ver con la de vivir a la madrileña de Díaz Ayuso. No confundamos los callos a la madrileña con el txangurro o la merluza a la donostiarra. La bombilla para lanzar esta ocurrente promoción se le encendió, al parecer, porque todos los forasteros le repiten a Cristina «¡qué bien vivís en Donosti!» mientras se atiborran a pintxos y txakolí en la Parte Vieja o vuelven de la sagardotegi.

El envidiable pack completo va a incluir visita a Hondalea en el faro de la isla de Santa Clara, una vez hayan desaparecido los efectos de la gran pira organizada hace unos días para incinerar los restos de las obras que decoraron el cielo del marco incomparable con densas columnas de humo negro visibles desde toda la ciudad. Un simpático preludio para las ya próximas hogueras de San Juan, organizado en la isla porque les dio la gana. A la madrileña o a la donostiarra, muy diferentes, pero maneras de vivir.

Bilatu