César Manzanos
César Manzanos

Persistencia de la tortura

Ahora, aquí, muy cerca de ti y de mí, una persona es torturada tan exquisitamente, que harán estallar su cuerpo y su cerebro en una implosión interior brutal que, sin embargo, no dejará síntomas aparentes de las heridas incurables provocadas por funcionarios del Estado entrenados para ello. No sé quién será, pero sé –parafraseando versos de Goitisolo– que, en este mismo instante, cuando tus ojos leen este texto, esa persona existe, grita, se puede oír su llanto de animal acosado, mientras muerde sus labios ¿Oyes? Una persona sola grita maniatada, existe en algún sitio. ¿He dicho sola? ¿No sientes, como yo, el dolor de su cuerpo repetido en el tuyo? ¿No te mana la sangre bajo los golpes ciegos? Nadie está sola. Ahora, en este mismo instante, también a ti y a mí nos tienen maniatadas.

La tortura es un mecanismo de control político hacia determinadas formas de disidencia y movilización. Actúa como un dispositivo de terror permanente y generalizado hacia quienes protestamos. El discurso mediático potencia su persistencia fabricando una opinión pública que la justifica como necesaria para garantizar la seguridad de «la ciudadanía de bien», frente a «los malos», al enemigo construido: «migrantes ilegales», «obreros despedidos», «disidentes políticos», «manifestantes díscolos», «presos peligrosos», «okupas», etcétera.

«España ya ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no investigar los casos de tortura». Se han documentado miles de casos durante los últimos 40 años. Se sigue practicando sistemáticamente y sus autores gozan de total impunidad. Sus víctimas no han sido ni resarcidas, ni reconocidas, ni atendidas con el imprescindible apoyo psicosocial que requieren. En la última década, el más de medio centenar de policías y guardias civiles condenados por torturas han sido exonerados de las penas impuestas por sus delitos. La buena noticia es que se ha creado en Euskal Herria una asociación de víctimas de tortura para visibilizarla, denunciarla y generar un espacio de apoyo mutuo.

Bilatu