7 iruzkin

Cuatro medias verdades en el discurso de Sánchez

Es incompatible el discurso pretendidamente progresista de Pedro Sánchez con la afirmación de Albert Rivera de que el pacto incluye el 80% del programa de Ciudadanos. No se puede ir a izquierda y derecha a la vez. No se puede sorber y soplar al mismo tiempo. Si vamos a la literalidad del texto, encontramos que es el candidato del PSOE el que más ha jugado con la retórica anunciando medidas que no se incluyen en el documento y que, por lo tanto, quedan como mero recurso estilítistico. Aquí van cuatro medias verdades en las que los anuncios redondos chocan con la interpretación.

 

1. Reforma laboral. «Vamos a derogar la reforma laboral», ha asegurado Pedro Sánchez hasta en dos ocasiones. Un planteamiento que no aparece mencionado en ningún momento en el texto. Uno podría pensar que se da por hecho si se incluyen diferentes medidas que convierten la ley del PP en papel mojado y se avanza en políticas más progresistas. Sin embargo, el principal planteamiento del pacto es un mal disimulado contrato único, mucho más parecido al programa de Ciudadanos que al del PSOE.

2. Desahucios. «Acabaremos con los desahucios», ha afirmado Sánchez. En realidad, el documento únicamente habla de la «inembargabilidad de la vivienda habitual en caso de familias con dificultades» ¿Cuál es el problema? Que en poco se diferencia este enunciado de lo que pomposamente aprobó el PP en 2013, cuando impulsó una norma que suspendía las ejecuciones durante dos años para las «familias más vulnerables». Es cierto, supone un avance, pero el término  «familia con dificultades» es tan amplio que puede permitir que miles de personas se beneficien o que queden excluidas.

3. LOMCE. «Paralizar la LOMCE» es otro de los anuncios de Sánchez. Nada más lejos de la realidad. El proyecto firmado entre PSOE y Ciudadanos solo incluye «paralizar el calendario de implantación de la LOMCE en todos aquellos aspectos que no han entrado en vigor». Es decir, que los que ya están en marcha seguirán aplicándose hasta un «pacto por la Educación» en el que, no olvidemos, tendrá gran importancia Albert Rivera, que está rodeado por militantes de contra la inmersión lingüística en Catalunya (lo que es exportable a Euskal Herria).

 4. Ley Mordaza. «Derogar la ley mordaza», es otra de las promesas que Sánchez ha lanzado en su comparecencia. En el acuerdo, sin embargo, se dice que «se reformará la Ley de Seguridad Ciudadana para revisar los preceptos que han sido recurridos ante el Tribunal Constitucional y aquellos que reconocen facultades excesivas de intervención por las fuerzas de seguridad, sustituyen el criterio de legalidad por el de oportunidad o eficacia para tales intervenciones o los que atribuyen a las fuerzas de seguridad poderes de decisión y de represión fundados en meros indicios y sospechas, que desplazan las garantías judiciales: restricciones del tránsito y controles en vías públicas y comprobaciones y registros en lugares públicos». Revisar no es derogar. Como mucho es «si eso nos lo miramos mañana». 

 

Estan son cuatro incoherencias pero en el documento se encuentran muchas más. Y ante la duda que pueda suscitar lo afirmado por Pedro Sánchez ante los periodistas, fuentes de Ciudadanos ya han matizado todo: «lo válido es lo que pone en el acuerdo».

/
azken post-ak
azken iruzkinak