Irati Jimenez
Irati Jimenez
Kazetaria eta idazlea

Merecemos otro liderazgo

En la gestión de la hostelería, por ejemplo, se han echado en falta criterios de salud pública para decretar cierres y políticas de ayudas públicas para gestionarlos.

El PNV quiere conseguir la independencia como quieren los cristianos ir al cielo: cuanto más tarde, mejor». No recuerdo quién me dijo esa frase ni sé hasta qué punto era verdad entonces, pero no parece que sea verdad ahora. Solía decirse que el partido tenía dos almas pero la gestión el desastre de Zaldibar y la crisis sanitaria hacen temer por ambas.

Durante mucho tiempo, el PNV parecía decidido a representar la centralidad del país integrando raíces democristianas, derecho de autodeterminación y socialdemocracia, pero la pandemia ha confirmado un giro austericida y neoliberal que tiene poco de cristiano. En la gestión de la hostelería, por ejemplo, se han echado en falta criterios de salud pública para decretar cierres y políticas de ayudas públicas para gestionarlos. El derecho de autodeterminación hace tiempo que ni se menciona y respecto a la democracia no sé qué decir: no niego que un proyecto autonomista pueda ser democrático, pero no puede serlo en un estado irreformablemente monárquico, salvajemente corrupto, sin separación de poderes ni libertades democráticas y continuador del franquismo. Pero quizá nada tan ilustrativo del momento que atraviesa el PNV como su análisis sobre Cataluña. Sus dirigentes parecen convencidos de la tesis españolista que culpa al independentismo del auge de la ultraderecha, argumentan que los partidos catalanes se equivocan al obedecer el mandato popular y ante los abusos del estado les falta decir aquello de «para qué le dices nada si ya sabes cómo se pone».

Merecemos otro liderazgo y tengo plena confianza en que lo podemos alcanzar. La fibra del pueblo está herida pero en situaciones peores se han levantado las piedras en este país para poner freno al desierto. Cuando se les dirige hacia objetivos nobles, las personas muestran su mejor versión y revelan su verdadero carácter. En la profundidad de la gente hay siempre un anhelo de esperanza, un deseo de pertenecer a algo bonito, un hambre de orgullo y una sed de libertad que emergerán siempre que sean convocados.

Bilatu