1 iruzkin

Esperando a Ferraz

Martxelo Díaz

Tras las comparecencias de Idoia Nieves, Lourdes Goicoechea y Yolanda Barcina, la comisión de investigación ya ha dado lo que tenía que dar, a la espera de las conclusiones, previstas para el viernes.

Barcina ha intentado desinflar la importancia de la comisión, llegando a preguntar si le iban a presentar una moción de censura por retrasar la devolución del IVA a unas 80 empresas, provocando tensiones económicas. Se le podría contestar que la cosa es grave y que tuvo efectos nefastos para el empleo en Nafarroa. Pero la comisión de investigación ha dejado en evidencia que hay muchas más razones para que el Gobierno de UPN acabe cuanto antes.

Por ejemplo, no es aceptable que la vicepresidenta Goicoechea considere una faena recaudar 1,5 millones a la universidad del Opus cuando se han estado aplicando a troche y moche recortes antisociales para cumplir con el tótem de la contención del déficit. Si hay más dinero, habrá menos recortes. Es de cajón. A menos que se quiera beneficiar a los amigos ideológicos. Y perjudicar al conjunto de la sociedad.

Y es que el amiguismo ha quedado también en evidencia. Se ha demostrado que no es lo mismo ser amigo (o antiguo cliente) de la consejera que no tener esa relación para que los trámites en Hacienda vayan más rápido y mejor. Eso de "Hacienda somos todos" no deja de ser un bonito eslogan. Porque unos son más que otros, como los empresarios de hostelería bien relacionados. O los que piden información de retribuciones de la CAN en plena avalancha de actuaciones judiciales. Ha quedado en evidencia que el sistema de UPN se basa en el caciquismo y en el amiguismo, llegando a alcanzar niveles de cutrerío que demuestran su descomposición.

Ante ello, Barcina, una vez más, ha optado por poner en marcha el ventilador. El cajón de mierda, que diría Estela Reynolds. Y acusa a Roberto Jiménez de pedir también información sobre la devolución del IVA a una empresa sacando un correo supuestamente confidencial que circuló por las redes sociales a la velocidad del viento.

El PSN responde que la difusión del correo es delito. Si así es, que vaya a la Fiscalía del Supremo y presente la correspondiente denuncia. Y que deje de marear la perdiz. A este paso, Nafarroa puede colapsar el Supremo. Ya hay denuncias de Kontuz y ELA. La del PSN sería una más.

El ventilador de Barcina tiene más aspas, como las de decir que en Gipuzkoa se hace no sé muy bien qué o que los datos de la CAN los pueden pedir los del impuesto revolucionario. El cajón de mierda de nuevo, pero ya no sorprende a nadie.

Ahora la pelota está en el tejado del PSN. O del PSOE, en Ferraz. Queda saber si el "se va o la echamos" de Jiménez es una bravata de bar o algo serio. Nos falta conocer si Ferraz opta por dejar que la ciudadania navarra pueda decidir en las urnas o priorizará la opción de no dar una baza electoral al PP en las europeas.

Lo malo es que los antecedentes no son buenos. La puntilla al PSN puede venir de Ferraz, no de Barcina.

 

/