7 iruzkin

¡Cuidado con Austria!

La campaña islamófoba de de la homologada Austria evidencia que personificar en la Hungría panmagiar de Orban y en la Polonia ultracatólica de Kaczyñski la deriva ultraderechista en la UE es un error de análisis por defecto..

Herederos del prejuicio histórico por el que «todos los males vienen del este», muchos son los que durante mucho tiempo han pasado por alto que, geográfica y políticamente, el problema afecta al centro de Europa. Al mismo núcleo. Pero cuidado con caer ahora en otro error, el de vincular exclusivamente esa campaña con la coalición de gobierno forjada entre los conservadores (ÖVP) y la ultraderechista FPÖ. La pulsión islamófoba, incluso turcófoba, de Austria es de más vieja data, y venía contagiando a las anteriores y tradicionales coaliciones de gobierno entre conservadores y socialdemócratas (SPÖ).


Porque, más allá del mal gusto de hacer desfilar con traje militar a niños, no parece que conmemorar la gesta otomana de Gallipolli –en la que los turcos resistieron con éxito una ofensiva militar occidental– sea un agravio para los austriacos, que ni siquiera participaron en la batalla.


A no ser que, en este caso, se trate de la reacción acomplejada de quienes no pueden hacer una reconstrucción histórica de los miles y miles de jóvenes austriacos que recibieron con vítores al Ejército nazi en el Anschluss (anexión) de 1938.

/