Txoli Mateos
Txoli Mateos
Soziologoa

Convivir con el virus

Esa queja sobre la libertad que supuestamente nos han robado y que aparentemente es profunda, porque habla de derechos y de sentimientos nada despreciables, me parece una auténtica frivolidad.

A veces oímos decir que deberíamos aprender a convivir con el covid-19. De este consejo se pueden derivar varias interpretaciones. Una puede ser que esta situación va para largo y que hay que aceptarla, sin hacer la política del avestruz y pensar que solo se contagian los demás. La segunda interpretación, más profunda, consiste en que debemos aprender a vivir en una sociedad (global) sumamente frágil, delicada, que requiere de medidas excepcionales y que no puede ser superada sin la implicación de toda la ciudadanía, en todos sus ámbitos: político, económico, ideológico e incluso emocional. Dicha implicación supone un cierto grado de responsabilidad también en todos los niveles. No todos tenemos la misma responsabilidad, pero todos tenemos alguna.

Pero puede haber una tercera interpretación, que es, quizás, la que más necesitamos. Convivir con el virus significaría que tenemos que aprender a convivir entre nosotros, porque lo que cada vez toma más fuerza y visibilidad es un egoísmo realmente deprimente. «¿Qué hay de lo mío?» sería la frase que resume esta actitud. Y no hablo de situaciones económicas muchas veces insostenibles, sino de todos los que se lamentan, sin ningún tipo de pudor, porque no pueden tomarse una cerveza con su cuadrilla a la hora que quieran o donde quieran, o abrazar y besar a sus seres queridos cuando les dé la gana, o ir a un concierto en cualquier plaza de pueblo. Esa queja sobre la libertad que supuestamente nos han robado y que aparentemente es profunda, porque habla de derechos y de sentimientos nada despreciables, me parece una auténtica frivolidad simplemente mirando las cifras diarias de muertes, el agotamiento del personal sanitario y el miedo de la gente mayor o enferma a salir de casa.

¿A dónde hemos llegado? ¿En qué cajón hemos olvidado la solidaridad que muestra la sociedad vasca en otros temas? Debería darnos qué pensar al ver una manifestación contra las medidas anticovid-19, sea del estilo que sea, que no sepamos a veces si los manifestantes son de derechas o de izquierdas.

Bilatu