NAIZ.INFO
LA HABANA

Bogotá afirma que el diálogo con las FARC avanza a un ritmo «insuficiente»

El Gobierno colombiano ha lamentado que las conversaciones de paz con las FARC, que este viernes han cerrado su octavo ciclo, avanzan a un ritmo «insuficiente», después de que en estos meses no se haya logrado cerrar un acuerdo sobre el primer punto de la agenda: el problema agrario.

Jesús Santrich, Iván Márquez, Rodrigo Granda y Andrés Paris, negociadores de las FARC. (Adalberto ROQUE/AFP PHOTO)
Jesús Santrich, Iván Márquez, Rodrigo Granda y Andrés Paris, negociadores de las FARC. (Adalberto ROQUE/AFP PHOTO)

El Gobierno de Bogotá y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia iniciaron el pasado noviembre en La Habana unas conversaciones inéditas en más de una década y que, medio año después, siguen sin traducirse en avances concretos. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, advirtió al inicio del proceso que las negociaciones no se prolongarían indefinidamente, mientras sobre el terreno Ejército y guerrilla prosiguen con sus acciones armadas.

El Gobierno y las FARC han comparecido al término de las reuniones de este viernes para hacer balance de lo logrado hasta ahora. El jefe negociador de la guerrilla, ‘Iván Márquez’, se ha mostrado «satisfecho» con los progresos, pero el representante del Ejecutivo, el exvicepresidente Humbero de la Calle, ha admitido que el ritmo es «insuficiente».

«Estamos concretando, materializando en este esfuerzo por encontrar las posiciones de las dos partes», ha dicho Márquez, que considera «posible» la resolución de las disputas sobre tierra incluso antes de que concluya el mes de mayo.

Por su parte, De la Calle ha afirmado que, aunque «el balance es relativamente satisfactorio», se pudo «haber progresado mucho más». «Tengo el deber de informar a la opinión pública de que, a nuestro juicio, el ritmo de las conversaciones ha sido insuficiente e inconstante», ha lamentado, con la confianza de poder «agilizar» el proceso de cara a los próximos encuentros.

El debate agrario se solapa ya con el siguiente punto, la hipotética participación de la guerrilla en política. Las propuestas sobre esta cuestión, debatidas en el Foro de Participación Política, llegarán a la mesa de negociación el próximo 20 de mayo.

El portavoz de las FARC ha mostrado su satisfacción por las primeras sugerencias recabadas, con las que espera «adelantar una fructífera discusión que abra la agenda a la democracia verdadera en Colombia».

En cualquier caso, Márquez ha aclarado que la guerrilla no pedirá «perdón» por sus actividades durante el último medio siglo. Ha ofrecido, no obstante, la posibilidad de que la organización reconozca «errores» en función de cómo avance la «reconciliación».

«Perdón debe implorar un Estado que ha suprimido tantos seres humanos de manera desalmada con su política económica», ha apostillado el jefe negociador de las FARC, en declaraciones recogidas por los medios de comunicación colombianos.

«Balas por votos»

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha referido este viernes al conflicto con las FARC para instar a la guerrilla a «cambiar las balas por los votos» y «rápido». En este sentido, ha advertido de que, entretanto, el Ejército seguirá con su «presión» en todo el país, hasta el punto de «duplicar y triplicar» su actividad contra la insurgencia.

Durante un discurso en Apartadó, Santos ha negado cualquier posibilidad de tregua, de tal forma que, si finalmente las dos partes firman la paz, el pueblo colombiano pueda decir que el Gobierno «no ha bajado la guardia» en ningún momento.

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, ha emplazado a las FARC a demostrar su «voluntad» de paz. «Se nos va a venir el año electoral encima y si no se llega a ningún resultado realmente los perjudicados van a ser ellos», ha advertido, antes de apuntar que las negociaciones no forman parte de un «proceso eterno».

La guerrilla ha expresado en varias ocasiones su malestar por declaraciones o iniciativas del Gobierno que, en su opinión, suponen un sabotaje indirecto del proceso de paz. Iván Márquez ha reprochado este viernes la actitud del ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, que esta semana entregó cientos de hectáreas arrebatadas a las FARC.

De la Calle ha salido en defensa del ministro alegando que «ha sido una pieza clave en las conversaciones y ha acompañado al Gobierno» en estos últimos meses. En este sentido, el antiguo vicepresidente ha recalcado que Restrepo «ha mostrado compromiso».