Naiz

El desalojo de tierras tomadas en Guernica (Argentina) revela el problema de acceso a la vivienda

El desalojo de tierras tomadas en Argentina, con el último capítulo en la localidad de Guernica, ha puesto sobre la mesa el problema de la vivienda en el país, agravado a raíz de la crisis económica provocada por el covid-19.

Incidentes durante el desalojo de Guernica, en Argentina. (AFP)
Incidentes durante el desalojo de Guernica, en Argentina. (AFP)

La tensión en Argentina por la toma de tierra privadas, en medio de la crisis económica, ha puesto el foco sobre la Guernica argentina. La Policía ha procedido al desalojo de una tierra, propiedad de un exministro, en la que vivían cientos de familias desde hace más de tres meses.

Guernica, a 30 kilómetros de Buenos Aires, es el epicentro ahora de un problema que afecta al conjunto del país. 2.500 familias instalaron precarias construcciones hace varios meses, cuando la cuarentena por la covid-19 golpeó con más crudeza la economía. Los terrenos estaban vacíos y fueron ocupados. Quienes allí residen piden tierras para vivir.

El descredito al que son sometidos en los medios de comunicació nha servido como cado de cultivo para el violento desalojo de las últimas horas.

Tras el diálogo en las últimas semanas con el Gobierno provincial, una buena cantidad de las se marchó, pero aún quedaban, al menos, unas 200, que seguían en el terreno en el momento del desalojo.

«El Gobierno de la provincia de Buenos Aires hace más de 30 días que está trabajando en el lugar, por esa razón se logró que el 80% del las personas que estaban allí accediera a retirarse pacíficamente de la toma, con las alternativas que le planteo el Gobierno», señala la ministra de Gobierno de la provincia, Teresa García, en diálogo con El Destape radio.

El desalojo de este jueves se ha llevado a cabo entre duras cargas y enfrentamientos con las familias que habitaban las tierras.

Según informan desde el Gobierno argentino, a los que ocupaban las tierras se les ofreció acudir a albergues públicos mientras se resuelve su situación.

De manera casi simultánea, en la céntrica provincia de Entre Ríos la jueza María Carolina Castagno pronunciaba el fallo para poner fin a otra de las tomas de tierra mediáticas del país, el de los terrenos de la familia Etchevehere, donde en los últimos días se ha producido una disputa por la herencia de esta tradicional familia argentina de terratenientes.

La familia se encuentra enfrentada después de que una de las hermanas, Dolores Etchevehere, participase en la toma de las tierras, que considera son suyas y no de sus hermanos, entre los que está el exministro de Agricultura de Mauricio Macri, Luis Etchevehere.

Los campos fueron ocupados por miembros del movimiento social que dirige Juan Grabois, referente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).