Ramón SOLA

Gipuzkoa empieza a pagar la incineradora este mes y hasta 2055, ¿a cuánto la factura?

El diputado José Ignacio Asensio ha confirmado que Gipuzkoa empezará a pagar este mes el canon a la concesionaria privada de la incineradora. Lo hará durante 35 años y a entre 23 y 31 millones por año según lo previsto.

Markel Olano eta Jose Ignacio Asensio, Gipuzkoa Aldundiko Kontseiluko beste kideekin Zubietara egindako bisitan. (GIPUZKOAKO ALDUNDIA)
Olano y Asensio, en primer plano en una visita a Zubieta. (GIPUZKOAKO ALDUNDIA)

El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) empezará a pagar el canon de la incineradora de Zubieta a finales de este mes, cuando formalizará el Acta de Inicio de Operación, que supondrá el comienzo del régimen de explotación ordinario por parte del concesionario privado. Así lo ha confirmado este jueves el diputado foral y presidente de GHK, José Ignacio Asensio.

Lo que se desconoce es la factura exacta de una operación que sin duda va a empeñar a las arcas guipuzcoanas durante 35 años. Ello depende en parte del volumen de residuos que se queme.

Las estimaciones previas a la licitación, después de que se optara por esta privatización, apuntaban a un canon anual medio de unos 31 millones de euros: 29 por la mera «disponibilidad» de la instalación y 2 por el flujo de residuos.

Como quiera que la concesión se hace para 35 años, ello totalizaba 1.085 millones de euros de aquí a 2055. Mediante el artificio de no computar ahora la inflación previsible, GHK reducía esta cantidad a 770.

El canon inicial se calcula en torno a 23,6 millones en este 2020, año 1 de esta larguísima concesión, sin parangón en nuestro entorno según subrayan medios especializados.

Cuando concluya el periodo, por tanto, las empresas que forman parte de este consorcio privado denominado Ekondakin habrán obtenido cinco veces más de lo que realmente les ha costado construir las instalaciones. El resto del pago público se justifica a través de la gestión durante estos 35 próximos años.

Ekondakin Energía y Medioambiente es una sociedad constituida por Meridiam Investments (50%), Urbaser (46%), Construcciones Moyua (1%), Construcciones Murias (1%), Altuna y Uría (1%) y LKS Ingeniería (1%).

Al hacer este anuncio a preguntas de los periodistas en un acto por otro motivo, Asensio ha recordado que la incineradora, que fue la última de las cuatro infraestructuras que alberga el centro de Zubieta en empezar a operar, «funciona al cien por cien de su capacidad» desde el verano pasado, después de haber obtenido la Autorización Ambiental Integrada (AAI) no sin polémica.

A falta de una «comprobación»

Desde entonces ha dicho que no se han producido «incidencias importantes» y ha reconocido que «falta un último trámite administrativo» para que el régimen de explotación previsto en el contrato de adjudicación empiece a aplicarse en el CMG-1, la parte del llamado oficialmente Complejo Medioambiental de Gipuzkoa en la que están la incineradora y la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB).

Según ha explicado, se trata del Acta de Puesta en Marcha e Inicio de Operación, para cuya emisión es preciso hacer primero «las comprobaciones» necesarias que confirmen que, efectivamente, la empresa adjudicataria, Ekondakin, cumple «todos los requisitos, condiciones y garantías» establecidas.

Asensio ha asegurado que responsables de GHK están trabajando en ello, por lo que espera que «este mes» el acta sea «aceptada y firmada» por ambas partes.

A partir de entonces, se pasará a la fase de explotación ordinaria de esas dos infraestructuras por parte del concesionario, con lo que GHK empezará a abonar sus servicios según el canon mensual por disponibilidad y el precio por tonelada tratada estipulado para ambos casos.

El diputado se ha mostrado satisfecho por que Gipuzkoa ya no envía basura fuera de su territorio y tiene «cerrados» todos los vertederos de residuos sólidos urbanos, dado que «desde el verano es capaz de gestionar todos sus desechos».