Osasuna y Alavés firman el empate en un partido marcado por las decisiones arbitrales

Osasuna y Alavés han firmado el empate a uno en el último partido de 2020. Roberto Torres ha adelantado al equipo rojillo cuando su equipo estaba con un jugador menos desde el minuto 10 tras la expulsión de Rubén Martínez, y Lucas Pérez ha puesto el empate gracias a un penalti muy discutible.

Duelo entre Calleri y Lejeune. (Jagoba MANTEROLA / FOKU)
Duelo entre Calleri y Lejeune. (Jagoba MANTEROLA / FOKU)

La expulsión de Rubén Martínez en el minuto 10 ha condicionado un partido que ha estado marcado por las decisiones arbitrales. El VAR ha certificado la roja directa al guardameta rojillo al confirmar que Deyverson se encontraba en posición correcta −han tenido que tirar la línea para determinar la posición legal, muy justa, del delantero brasileño− cuando se ha plantado solo frente a Rubén y el video-arbitraje ha sido también quien ha dado la razón al árbitro principal a la hora de señalar una pena máxima muy discutible a favor del Alavés cuando Osasuna se había adelantado 8 minutos antes.

El equipo dirigido por Jagoba Arrasate ha dado una lección de superación al saber recomponerse de una expulsión en el minuto 10. Ha sabido cerrar espacios y hacer que el Alavés no se sintiese cómodo a pesar de jugar con uno más. Ha estado cerca de lograr una victoria que le hubiese colocado fuera de los puestos de descenso, algo que ansía el equipo rojillo, pues no ha logrado una victoria liguera desde el 24 de octubre, desde que superó al Athletic en otro derbi disputado en El Sadar (1-0).

De hecho, las pocas ocasiones destacables han sido de los locales. Para el Glorioso ha supuesto un mundo superar las líneas rojillas y ha sido demasiado paciente a la hora de hilvanar jugadas. La sensación ha sido que al jugar con una pieza más, el trabajo ya estaba hecho y que el gol era cosa sencilla.

Los babazorros no han hecho méritos para adelantarse en el marcador; su único tiro a puerta ha sido el del penalti, tal y como se puede apreciar en esta ficha. Un remate de cabeza de Joselu, tras un error de Herrera, ha sido la única oportunidad de un Alavés que necesitaba los tres puntos para alejarse aún más del descenso, ahora mismo situado a tan solo tres puntos.

Osasuna, por su parte, tiene a dos puntos tiene la salvación. A pesar de jugar con un jugador menos desde el inicio del partido, suya ha sido la mejor ocasión del partido, con ese disparo al poste de Rubén García al borde del descanso.

Tanto Jagoba Arrasate como Pablo Machín se han puesto de acuerdo a la hora de mover ficha de cara a la segunda mitad. Ambos han quitado a su delantero amonestado para dar entrada a otros dos artilleros: Gallego por Calleri y Lucas Pérez por Deyverson. Ambos delanteros han sido determinantes a la hora de lograr el resultado definitivo.

Gallego, con una buena galopada, se han internado solo en el área y su pase atrás ha enviado entre los tres palos un Roberto Torres que encadena ya cinco partidos como titular. Parecía que el 1-0 en el minuto 68 iba a ser definitivo pues no se apreciaba ningún acercamiento peligroso de los de Machín que han firmado un partido decepcionante ante un rival que no ha sudado en demasía para sumar.

Penalti riguroso para poner el 1-1

Así pues, el VAR ha sido determinante para que el Alavés haya logrado un punto que le pone a tres de los puestos de descenso. El vídeo-arbitraje ha considerado que la falta se ha producido dentro del área y Lucas Pérez no ha fallado desde los once metros.

En los minutos finales, en un duelo ya muy abierto, ha sido Osasuna quien ha dispuesto de más y mejores ocasiones, aunque no ha sido demasiado el peligro generado. El Alavés no ha estado nada acertado en las jugadas ofensivas y ello le ha llevado a tener que conformarse con un punto en un partido en el que han estado a punto de ser sometidos ante un equipo malherido desde el inicio del partido.

Este fin de semana, Osasuna jugará otro derbi frente a la Real Sociedad en Anoera mientras que el Alavés recibirá al líder Atlético de Madrid.