Natxo Matxin

Osasuna vuelve a las andadas, comete dos errores y sigue reñido con la victoria (2-0)

Osasuna se vuelve de vacío del Nuevo Los Cármenes al facilitarle la victoria al Granada tras cometer dos nuevos errores en defensa que le hacen prolongar su nulo feeling con el triunfo.

Osasuna ha cometido errores defensivos en el primer tiempo que le han lastrado todo el partido. (LOF)
Osasuna ha cometido errores defensivos en el primer tiempo que le han lastrado todo el partido. (LOF)

Había puestas bastantes esperanzas en el desplazamiento a Granada después de que Osasuna mejorase mucho sus prestaciones, pero los de Jagoba Arrasate han vuelto a cometer gruesos errores en defensa que le han costado el partido.

Después de unos primeros veinte minutos de cierto control del partido –más bien ambas escuadras han nadado en la precipitación–, un mal despeje de Calleri a la salida de un corner en el minuto 22 ha propiciado el eléctrico remate de un Luis Suárez que ha dejado patente su calidad.

El 1-0 era un tropiezo provisional, con todo un mundo por delante para enmendar el error, pero ya nada ha sido igual. No en vano, el Granada acumula una trayectoria reciente que demuestra de manera fehaciente que es muy difícil remontarle un resultado favorable.

Y así ha sido. Osasuna ha adelantado líneas al verse por detrás en el electrónico, pero tampoco ha desplegado el suficiente peligro como para llegar a pensar en el empate. Lo más cercano que ha estado de volver a equilibrar la balanza ha sido un chutazo de Moncayola que se ha ido por encima del larguero como conclusión a una contra en superioridad no muy bien gestionada.

Todavía lo ha sido peor el tiempo de descuento del primer periodo, de nuevo a balón parado. Otro saque de esquina mal defendido y el 2-0 para un Granada que se ha visto con los tres puntos en el bolsillo sin apenas esforzarse. Calleri, que no ha tenido su día, no ha despejado en el primer palo y ello ha despistado a un Sergio Herrera que, en su afán por sacar la pelota, ha acabado metiéndola en su propio marco.

Desolación total en la filas rojillas y cabezas agachadas camino del túnel de vestuarios al descanso. Como Osasuna hace bandera del lema de nunca rendirse, las huestes de Arrasate han saltado en tromba tras el receso, a la búsqueda de esa diana que les metiera en el choque.

Pero con más corazón de cabeza. Al menos, en ese momento sí que han encontrado portería, pero siempre con disparos demasiado centrados como para inquietar a un guardameta de la seguridad de Rui Silva, que siempre ha estado bien colocado.

El arreón visitante se ha cortocircuitado coincidiendo con la lesión de Gonalons, lo que ha supuesto un impasse que han agradecido los visitantes, quienes a partir de ahí ya no han pasado por apuro alguno ante la precipitación navarra en cada balón ofensivo.

Sí, Osasuna lo ha intentado, pero sin criterio. Ni siquiera la apuesta por un fútbol más directo –Arrasate ha introducido en el campo a Budimir y Gallego– ha dado los frutos apetecidos. Se han echado en falta centros más comprometidos y, sobre todo, remate, algo de lo que anda sobrado su rival.

El paso de los minutos ha ido pesando como una losa, las prisas son siempre malas consejeras aunque sean justificables por la situación clasificatoria y la sensación de que el resultado era inamovible se ha asentado de manera irremediable.

Osasuna suma su duodécima jornada consecutiva sin materializar un triunfo que le hubiera permitido coger una dosis de aire que ahora mismo le es muy necesaria y continúa sumido en los puestos de descenso.

«Paso atrás» para Arrasate

Arrasate no ha dudado en tildar de «paso atrás» la derrota en el estadio granadino, además de una «decepción», después de la «buena dinámica» que el equipo había enlazado en las últimas jornadas disputadas.

«La valoración del partido es negativa. Si cometes errores ante el Granada, es muy difícil puntuar y las dos opciones de balón parado han decantado la balanza. Sabemos de su potencial en estrategia, pero un gol ha sido tras un rechace y el segundo nos lo hemos metido nosotros. Contra el Granada es muy complicado si vas abajo», ha certificado el técnico de Berriatua.

Del mismo modo, ha reconocido que la segunda parte de sus pupilos ha sido «un querer y no poder», ya que el Granada «gestiona muy bien sus ventajas», a la par que a Osasuna le ha faltado «continuidad y fluidez».

Aunque ha admitido que 15 puntos «son pocos», ha matizado que el equipo está «cerca» de los puestos de permanencia. «Lo que tenemos que hacer es seguir trabajando para sacar a Osasuna de donde está, que es a un partido de la salvación. Hay que recuperar rápido el ánimo y las fuerzas, seguro que lo vamos a sacar entre todos», ha vaticinado.

Las estadísticas se pueden consultar en la página especial de NAIZ.