Natxo Matxin

Empate con sabor a victoria de una mermada Brasil ante España (29-29)

Brasil, que ha aterrizado en Túnez muy mermada por los varios casos de coronavirus en su plantel, ha sorprendido con una férrea defensa y el acierto anotador de su pivote Moraes a la actual campeona europea, España.

Joan Cañellas se eleva ante Moraes, que ha sido toda una pesadilla para la defensa española. (Khaled ELFIQI/AFP)
Joan Cañellas se eleva ante Moraes, que ha sido toda una pesadilla para la defensa española. (Khaled ELFIQI/AFP)

Pese a no poder contar con algunos de sus mejores jugadores, Brasil ha rozado la victoria frente a España, para acabar igualando a 29, en un empate que al combinado sudamericano le ha sabido a triunfo, dadas las circunstancias.

Lo cierto es que han sido los pupilos de Marcus Oliveria los que mejor han saltado a la cancha, poniéndose con un 0-3 a los cinco minutos de juego, mientras a la selección española le costaba nada menos que siete minutos y medio anotar su primera diana.

Sin embargo, a medida que ha ido transcurriendo el envite, las fuerzas se han equilibrado, hasta el punto de que los de Jordi Ribera se han puesto por delante en el electrónico (9-8) cuando se cumplían los primeros veinte minutos de juego.

La gran aportación por parte de ambas porterías –el exbidasotarra Rangel ha defendido la carioca– ha provocado que los guarismos no hayan sido muy elevados en ese primer tiempo, si bien el hecho de que España haya podido correr le ha permitido irse con una ventaja de tres tantos (16-13) al descanso.

Tras un breve intercambio de goles al comienzo de la segunda parte, la brecha se ha ido agrandando hasta ampliarse a los seis de diferencia (22-16) en el minuto 36, lo que hacía pensar que el encuentro ya lo tenían encarrilado los actuales campeones continentales.

Nada más lejos de la realidad. Brasil ha reaccionado con todo el coraje del mundo para anotarse un parcial de 0-5 que ha puesto el luminoso en 24-23, mientras a España se le ha hecho de noche en ataque, sin marcar durante casi ocho minutos y medio.

Los brasileños han encontrado en cada acometida la vía de comunicación con Moraes, que le ha hecho todo un roto a la defensa española, sin soluciones para frenarle. Ni siquiera la exclusión para el último minuto y medio de Rodrigues ha detenido a una Brasil que se ha puesto en inferioridad por delante del marcador (29-28).

Al filo del desastre, España ha salvado parcialmente los muebles, siendo capaz de al menos obtener un empate gracias a un gol de Entrerríos faltando siete segundos para la conclusión. Brasil ya no ha tenido tiempo para encarar a Pérez de Vargas, pero el empate lo han celebrado como si de una victoria se tratase.

La gran sorpresa de la jornada ha sido el empate cosechado por Japón frente a una Croacia que ha sudado tinta china para igualar a los nipones y que ha ido muy por detrás, sobre todo en la primera mitad. También ha sufrido Argentina ante un atrevido Congo, pero se ha acabado imponiendo la selección albiceleste.

Alemania, Dinamarca y Hungría han tirado de contundencia ante contrincantes claramente inferiores –Uruguay ha debutado en un Mundial ante los teutones–, mientras que Catar y Polonia –vencedora contra pronóstico– han tenido que sudar para sumar sus primeros puntos.

Resultados de la jornada:

Catar 30 - Angola 25

Alemania 43 - Uruguay 14

Argentina 28 - Congo 22

Croacia 29 - Japón 29

España 29 - Brasil 29

Dinamarca 34 - Bahréin 20

Hungría 34 - Cabo Verde 27

Túnez 28 - Polonia 30