Lamentable despedida copera del Eibar (3-1)

Los armeros caen ante el Navalcarnero en un pésimo partido pese a que un gol de Muto adelantaba a su equipo en el marcador. Como la temporada pasada, quedan apeados del torneo por un rival de Segunda B.

Recio, que sólo ha jugado la primera parte, ha pasado desapercibido como buena parte de sus compañeros. (Jorge R.R./LOF)
Recio, que solo ha jugado la primera parte, ha pasado desapercibido como buena parte de sus compañeros. (Jorge R.R./AGENCIA LOF)

Pues no debía haberse aprendido la lección el Eibar. Como la temporada pasada, un equipo de Segunda B le ha dejado fuera de la Copa. Y como en la anterior eliminatoria, no ha sido capaz de ajusticiar a su rival pese a haberse adelantado en el marcador. Ante Las Rozas, al menos, tuvo muchos minutos de superioridad y, aunque fuera en la prórroga, consiguió superar la eliminatoria. Hoy no hay consuelo ni excusa: el Navalcarnero ha jugado mejor prácticamente durante todo el encuentro y ha tenido la capacidad que les ha faltado a los armeros, siendo capaz de sentenciar el resultado después de haber tomado la delantera en el marcador.

El Eibar ha vuelto a saltar al césped con un once repleto de jugadores menos habituales, con la excepción de Arbilla, Inui o, en menor medida, Muto. Y desde el mismo inicio ha comprobado que el Navalcarnero no se conformaba con la fiesta de enfrentarse a un Primera ni con las palmaditas en la espalda por su buen trabajo en la recuperación del campo. En cuatro minutos ya había propinado un susto y puesto a prueba a Yoel.

No le ha gustado al Eibar que ha intentado voltear el partido. Y lo ha conseguido. Muto y Pedro León han amagado antes de que el japonés golpeara, cumplido el cuarto de hora, ganándole la partida a Cavafe para hacerse con un balón por alto y batir a Néstor por bajo.

Se veía cómodo al equipo guipuzcoano, que ha tenido otro par de buenas ocasiones en las botas de Inui. Pero estaba lejos de rendirse su rival, que ha propinado otro buen susto por medio de Fran Pérez. El árbitro ha premiado a los madrileños con un penalti entre discutible e inexistente de Cubero que ha permitido a Manu Jáimez restablecer el empate en el 29.

Tampoco ahora se lo ha tomado bien el Eibar que, de ahí al descanso, ha buscado el segundo. Sin excesivo fundamento y con las ocasiones justas, en cantidad y claridad. Pero bien podía haber llegado, sobre todo en los remates de Muto, Pedro León y Kevin.

En el descanso José Luis Mendilibar ha buscado soluciones, además de dar refresco a algún jugador que posiblemente actuará contra el Atlético el jueves, tirando de cambios. Expósito, Bigas y Soares han sustituido a Recio, Arbilla e Inui, con Kevin adelantando su posición para dejar el lateral zurdo a Soares.

No ha servido de nada. De hecho el Navalcarnero, aunque más tímido al principio, se ha acabado haciendo con el partido en esta segunda parte, tanto sobre el césped como en el marcador. En el 61, Calarge ha combinado con Mario, que ha centrado desde la derecha para que Juan Esnáider cabeceara sin oposición el 2-1. La distancia era salvable pero no con el Eibar que se ha visto hoy, al que la entrada de Kike García justo después del gol ha dado algo de vida en ataque pero que ha sido incapaz de frenar el subidón de los madrileños, que se veían ante su gran oportunidad. No la han dejado escapar y, a diez minutos del final, Esnáider ha repetido, otra vez solo en el área pequeña, rematando ahora un centro de Álex Alonso desde la izquierda. Justo premio para un buen Navalcarnero y merecido castigo para un triste Eibar.

Las estadísticas del partido se pueden consultar en la página especial de NAIZ.