NAIZ

Hosteleros denuncian ante Lakua que las ayudas prometidas para 2020 no han llegado

Hosteleros de Gipuzkoa han llevado su protesta a la sede del Gobierno de Lakua en Donostia, destacando entre otras cosas que las ayudas prometidas para 2020 no han llegado cuando ya estamos en enero de 2021.

Concentración de hosteleros hoy ante Lehendakaritza. (GASTEIZ OSTALARITZA)
Concentración anterior de hosteleros ante Lehendakaritza. (Gasteiz Ostalaritza)

La asociación Gipuzkoako SOS Ostalaritzaa ha culpado de la situación crítica que atraviesa el sector a la «inacción del Gobierno del PNV» y ha reclamado las ayudas prometidas ya que casi un año después de los primeros cierres por el covid-19 «no ha llegado indemnización alguna» desde el ejecutivo autonómico, aseguran.

Integrantes de esta asociación han realizado este viernes una concentración frente a la sede del Gobierno Vasco en Donostia en la que han informado sobre la situación del sector y han exigido soluciones, ha informado SOS Ostalaritza en un comunicado. En Bilbo y Gasteiz también ha habido movilizaciones. Este tuit se refiere a la de la capital vizcaina.

Han pedido la creación de una mesa de trabajo con presencia de representantes de la hostelería y «acabar con la burocracia» para que lleguen las indemnizaciones ya que el Gobierno Urkullu pide «una y otra vez la misma documentación ya entregada con el único fin de ganar tiempo y dilatar el proceso» hasta que lleguen los fondos europeos.

Precisan que «a lo único» que se ha comprometido hasta ahora el ejecutivo de Urkullu es a un pago de 3.000, 3.500 y 4.000 euros antes de concluir 2020 que «aún no ha sido realizado».

Reclaman que se trate a la hostelería como un sector esencial que da de comer a miles de familias.

Los hosteleros «siempre ha acatado» las normas y han cumplido con la orden de cerrar los establecimientos situados en localidades con una incidencia de más de 500 casos por 100.000 habitantes aunque no comparten esta decisión, han indicado.

«Lo que no es de recibo» es que Lakua «quiera incumplir sus propias reglas» y «amenace con cambiar la hora de cierre a las 18.00 o 19.00 horas y adelantar el toque de queda a las 20.00 horas», señalan.

Han pedido a las instituciones «que dejen de improvisar» ya que «pueden y deben hacer mucho más para salvar miles de puestos de trabajo».