NAIZ

ELA, CIG y CSC se movilizarán el 25 de marzo para exigir la derogación de la reforma laboral

Los sindicatos ELA, CIG y CSC se movilizarán el 25 de marzo para exigir la derogación inmediata de la reforma laboral, especialmente sobre el despido colectivo y la prevalencia de los convenio sectoriales territoriales. LAB ha denunciado que se le ha excluido de esta dinámica.

Mitxel Lakuntza, artxiboko irudi batean (Aritz Loiola / FOKU)
Mitxel Lakuntza, en una imagen de archivo (Aritz LOIOLA/FOKU)

ELA, CIG y CSC se movilizarán el próximo 25 de marzo para exigir la derogación inmediata de la reforma laboral, sobre todo en lo relativo al despido colectivo, y la prevalencia de los convenios sectoriales territoriales. «La pandemia no puede ser una coartada para no hacer las reformas que hay que hacer en un momento en el que es imprescindible salvar todo el empleo posible», ha defendido el secretario general del sindicato vasco, Mitxel Lakuntza. LAB, por su parte, se ha quejado de que ELA le ha excluido de esta dinámica.

Los secretarios generales de las tres centrales sindicales, Mitxel Lakuntza, Paulo Carril (CIG, de Galiza) y Sergi Perelló (CSC,de Catalunya), han ofrecido este lunes una rueda de prensa conjunta para presentar estas movilizaciones, así como su intención de solicitar reuniones con la ministra española de Trabajo, Yolanda Díaz, y los partidos vascos, gallegos y catalanes para abordar esta cuestión.

Según ha explicado el secretario general de ELA, los tres sindicatos comparten preocupación por la situación de bloqueo de la agenda social en el Estado y, en especial, sobre las reformas laboral y de negociación colectiva.

A su entender, «hay una urgencia de abordarlas en una coyuntura económica de mucha incertidumbre y en la que peligra el empleo ante la posibilidad de que muchos de los actuales ERTE se puedan convertir en ERE». En palabras de Lakuntza, «la reivindicación principal es salvar el empleo» y, para ello, hay que «derogar necesariamente» las reformas laboral y en materia de negociación colectiva.

Despido colectivo

Los tres sindicatos han planteado la necesidad de reformar distintos artículos de las normativas pero principalmente «derogar los aspectos de la negociación colectiva con urgencia, y sobre todo los que tienen que ver con facilitar el despido colectivo» en la reforma que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy.

También han urgido a atender la reivindicación de que sean respetados los convenios sectoriales territoriales y prevalezcan sobre los estatales, que empeoran las condiciones de trabajo.

Lakuntza ha advertido de que «lo que está en juego es la salida de la crisis» y ha incidido en que «hay precedentes de preocupación», como la «muy mala noticia» de que no se suba el Salario Mínimo Interprofesional y que demuestra la «falta de consistencia del PSOE para llevar adelante agendas básicas como la derogación de la reforma laboral».

Asimismo, ha censurado que lo ocurrido con el Salario Mínimo evidencia «para qué sirve el diálogo social: para que medidas como el incremento del SMI no salgan adelante porque se dejan en esa mesa, hecha a medida de la patronal».

Según ha remarcado el secretario general de ELA, «la pandemia no puede ser una coartada para no hacer las reformas que hay que hacer en un momento en el que es imprescindible salvar todo el empleo posible». Para ello, ha insistido, hay que derogar la reforma laboral y con urgencia lo que tiene que ver con el despido colectivo y con que se respeten los ámbitos de negociación en nuestros países".

Diálogo con los partidos

Los tres sindicatos van a interpelar directamente al Gobierno central, pero también a los partidos vascos, gallegos y catalanes porque «tienen que plantarse, presionar, y no deberían dar por bueno que la agenda social se bloquee».

En este marco, van a plantear reuniones con la ministra española de Trabajo y con los partidos vascos, gallegos y catalanes, y además el día 25 de marzo llevarán a cabo movilizaciones en sus respectivos territorios para reclamar que se derogue inmediatamente la reforma laboral.

Queja de LAB

LAB, por su parte, ha denunciado que ELA le ha excluido de esta dinámica, «truncando el desarrollo de la declaración realizada el curso pasado por los cuatro sindicatos soberanistas de Euskal Herria, Catalunya y Galiza».

Junto a ello, LAB destaca que no se trata de «una decisión aislada», sino que «ELA ha adoptado decisiones en contra del trabajo conjunto entre ELA y LAB en los últimos meses».

«Imponer su modelo y decisiones y cuando no lo puede hacer, adoptar decisiones unilaterales o como en este caso dejar a LAB fuera de una iniciativa, está convirtiéndose en algo habitual en las formas de hacer de ELA. En un momento en el que hay que reforzar el trabajo conjunto y apostar por la acumulación de fuerzas, formas de actuar como ésta deterioran los intereses de trabajadores y trabajadoras de Euskal Herria», añade LAB.

En esta línea, LAB señala que tras la huelga general del 30 de enero, «ELA ha fomentado un clima de trabajo conjunto con Adegi y Confebask, intentando realizar un acuerdo insuficiente sobre complementos de los ERTEs y acordando un convenio del metal de Gipuzkoa sin lucha. Estas buenas relaciones entre Confebask y ELA han sido ratificadas por los portavoces de ambas organizaciones».

Asimismo, LAB añade que «ELA se ha negado a fomentar la confrontación democrática con el Estado que es necesaria para llevar a cabo el proceso de autodeterminación de Euskal Herria. En septiembre de 2017, ambos sindicatos apostamos por un proceso soberanista unilateral que posibilitara el cambio social, pero al poco tiempo de presentar la declaración ELA la dejó a un lado, argumentando que la coyuntura política era inadecuada».

«ELA cada vez mira más a Madrid, como si fuera a defender los intereses de los y las trabajadoras desde allí y poniendo la atención en un lugar indebido. Y ha quedado de manifiesto que ELA no tiene ninguna intención de fomentar iniciativas que superen los límites del actual marco jurídico-político, ni en los centros de trabajo ni en general», subraya LAB.