NAIZ

Babestu exige la dimisión de Murillo por «manipular» datos de fallecidos por covid-19

La asociación de familiares de residentes Babestu ha considerado una falta de transparencia que los datos de fallecidos con covid-19 de la Diputación de Bizkaia no se correspondan con los de la Consejería de Salud, por lo que han pedido la dimisión del diputado de Acción Social, Sergio Murillo.

Sergio Murillo, diputado vizcaino de Acción Social.
Sergio Murillo, diputado vizcaino de Acción Social. (Diputación de Bizkaia)

La asociación de familiares de usuarios de residencias, Babestu, ha exigido este martes la dimisión del diputado foral de Acción Social de Bizkaia, el jeltzale Sergio Murillo, por «esconder y manipular datos de fallecidos» por covid-19 y no investigar ni intervenir en los centros donde se han producido brotes en los que se han contagiado casi todos sus residentes.

«Los datos que da Diputación no se corresponden con los que da la Consejería de Salud. No podemos entender, a estas alturas, que no haya esa transparencia y se diga la verdad», ha lamentado Juani Céspedes, presidenta de Babestu, en relación a los 788 fallecidos que constan en los registros del departamento que dirige Gotzone Sagardui frente a los 302 en la primera ola y 215 en la segunda que notifica la institución foral. Céspedes ha subrayado que tampoco se atienden a las reclamaciones de los familiares y que «cuando se da alguna queja un poco más importante, siempre dan razón a las empresas».

«No entendemos que digan que se ha hecho una buena gestión y unos buenos protocolos, está clarísimo que no», ha asegurado Céspedes, tras hacer alusión a los 98 casos de covid-19 registrados en la residencia Triondo de Zamudio, los 95 en Marcelo Gangoiti de Muskiz o los 165 en Txurdinagabarri de Bilbo, así como el medio centenar de fallecidos en Abeletxe de Ermua.

Desde Babestu han respondido también a la encuesta realizada por la Diputación de Bizkaia que presentó Murillo la pasada semana, en la que se valora con un notable (8,06) el servicio que ofrecen las residencias, y que para la asociación «no está bien enfocada» y «no tiene suficiente rigor».

Para Babestu, el descenso en el número de contagios gracias al proceso de vacunación supondrá un cambio en las condiciones de los usuarios, pues van a «empezar a interactuar con ellos, a atenderlos mejor», para lo cual «hace falta personal», ha dicho Céspedes.