NAIZ

EH Bildu acusa a NA+ de pactar el cobro de solo la mitad del coste de la pasarela del Labrit

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Iruñea, formado por Navarra Suma, ha llegado a un acuerdo con las aseguradores para cobrar solo la mitad del coste de una nueva pasarela del Labrit, según denuncia EH Bildu.

Estado en el que se encuentra la pasarela del Labrit, cerrada desde hace años. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)
Pasarela del Labrit, cerrada desde hace años. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

Un informe, el encargado a la sección navarra del Colegio de Ingenieros, cuya contratación fue declarada ilegal por el TAN, y una estimación de costes en él contenida para una supuesta reparación, que no se corresponde con un proyecto real, son las dos bases sobre las que el equipo de gobierno sustenta su decisión de aceptar un acuerdo con las aseguradoras por el que, en vez del coste global de nueva construcción (800.000 euros), el Ayuntamiento se conforma con la mitad (459.000 euros). Esta pasarela, impulsada por Enrique Maya, debe ser demolida tras presentar deficiencias irreparables.

«Es un escándalo, para tratar de salvar a Enrique Maya por la chapuza que protagonizó con la Pasarela del Labrit, Navarra Suma quiere aceptar que todos y todas las pamplonesas perdamos casi 400.000 euros para aceptar un parcheado en vez de una pasarela nueva como determinaba el expediente de depuración de responsabilidades elaborado por los propios servicios técnicos del Ayuntamiento», denuncia EH Bildu. La coalición ya anuncia que recurrirá el acuerdo adoptado hoy por la Junta de Gobierno Local por considerarlo «irregular, ilegal y que vulnera el interés general de la ciudadanía».

EH Bildu denuncia que la decisión aprobada esta misma mañana por Navarra Suma «tiene su origen en una falsedad y es la de asegurar que el Acuerdo de la Junta de Gobierno Local de fecha 4 de noviembre de 2019 el Ayuntamiento abrió un nuevo expediente de depuración de responsabilidades y que el informe encargado a la sección de Navarra del Colegio de Ingenieros era su eje central». «Ni una cosa ni otra son ciertas: lo que se aprobó ese día es el encargo del informe que posteriormente y con fecha 22 de octubre de 2020 fue declarado ilegal por el Tribunal Administrativo de Navarra ya que se adjudicó a dedo y sin que hubiera un proceso de contratación con libre concurrencia», denuncia EH Bildu.

«Embrollo jurídico»

«Lejos de aceptar ese dictamen del TAN, el tripartito de derechas se pone el mundo por montera, sigue adelante como si nada hubiera pasado y trata de meter al Ayuntamiento en un embrollo jurídico sin vuelta atrás cuyo resultado final es beneficiar a unas entidades privadas como son las empresas de los proyectistas, la constructora y las aseguradoras, por encima del interés general de la ciudadanía», sentencia la coalición.

EH Bildu también denuncia que en el expediente aprobado hoy en la Junta de Gobierno Local (sólo integrada por Navarra Suma) aparecen referencias a negociaciones mantenidas con «las aseguradoras y los profesionales declarados como responsables de los graves problemas de la pasarela». La finalidad última de estas negociaciones, según se desprende de la documentación obrante, no era exigir la cuantía íntegra de la reparación como concluía el primer informe de depuración de responsabilidades, sino «para cerrar un acuerdo sobre las cantidades a abonar por parte de estas entidades privadas».

«Estamos claramente ante una actuación oscurantista que se sale del marco del expediente elaborado por los servicios técnicos y jurídicos del Ayuntamiento para acelerar un acuerdo que sólo beneficia a los seguros y cuyo fin último es tratar de salvar las responsabilidades políticas de Enrique Maya como responsable último del bochornoso proyecto inicial de la pasarela», denuncia EH Bildu.

En base a esto, la se cuestiona también el comportamiento de aquellas personas que, valiéndose de su cargo, han participado en esas negociaciones y en la «manipulación de este expediente sólo para favorecer los intereses políticos de Navarra Suma». Y es que, al respecto, EH Bildu denuncia que, «pese a las reiteradas preguntas formuladas en los diferentes órganos del Ayuntamiento, nadie dio cuenta de esos contactos a los grupos».