NAIZ

Sánchez asegura una vacunación del 70% en agosto y apunta a levantar el estado de alarma

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha asegurado que para finales de agosto espera que el 70% de la población del Estado esté ya vacunada contra el covid, aunque no ha avanzado nuevos plazos por edad. Incluso confía en que el estado de alarma finalice el 9 de mayo.

Vacuna de Janssen. (Scott OLSON/AFP)
Entre abril y junio, el Estado español espera recibir 5,7 millones de dosis de la vacuna de Janssen. (Scott OLSON/AFP)

A finales de agosto, el 70% de la población del Estado español estaría ya vacunada contra el coronavirus, según las previsiones que ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque no ha establecido nuevos plazos de vacunación dependiendo de la edad. Ese porcentaje sería posible gracias a que en el segundo trimestre se va a incrementar notablemente el número de vacunas que recibirá el Estado, que sería de 38 millones entre abril y junio e incluso de 48 millones una vez que reciba el visto bueno la vacuna Curevac.

Según sus cálculos, para el 3 de mayo, cinco millones de personas habrán sido inmunizada en el Estado español, que se elevarán a los 10 millones en la primera semana de junio, a 15 millones para el 14 de ese mes, hasta lograr 25 millones de personas inmunizadas para el 19 de julio. Finalmente se alcanzaría el 70%, 33 millones a finales de agosto.

Estas cifras serían posibles porque se esperan recibir 38 millones de vacunas entre abril y junio, es decir, «3,5 veces más que las recibidas en el primer trimestre», ha remarcado Sánchez. Son las dosis de las cuatro vacunas aprobadas hasta el momento, «todas ellas seguras», ha añadido, y a las que se sumarían las de Curevac, una vez que reciba el visto bueno de las autoridades sanitarias de la UE, lo que elevaría esa cifra hasta los 48 millones.

En estos momentos, ha recordado Sánchez, casi cuatro de cada cinco mayores de 80 años, el 79,5%, ha recibido al menos una dosis, y un 44% la pauta completa. De la misma forma, «casi la totalidad de las 405.179 personas institucionalizadas en residencias o centros de discapacidad, el 98%, ha recibido al menos la primera dosis y el 90% también la segunda».

Los objetivos del Gobierno español son que para el 11 de abril todos los mayores de 80 años hayan recibido al menos una dosis y la segunda para antes de «la primera quincena de mayo». Tras ellos, el siguiente grupo de vacunación serán las personas de 70 a 79 años, a las que se administrará las vacunas de Pfizer, Moderna y Janssen.

Junto con este colectivo, también se vacunará a personas de alto riesgo de covid-19, como trasplantados, pacientes oncológicos, personas con síndrome de Down o en hemodiálisis. A continuación, se proseguirá con el grupo de 60 a 69 años.

Final del estado de alarma

Teniendo en cuenta estas previsiones, el presidente del Gobierno español ha asegurado que quiere que el 9 de mayo sea el «punto y final» del estado de alarma y que a partir de entonces, sea el Consejo Interterritorial quien tome las decisiones.

El fin de este mecanismo revocará las restricciones de circulación de las personas que entraron en vigor el pasado 25 de octubre y que se han aplicado en función de la evolución de los indicadores sanitarios en cada territorio.

Entre esas limitaciones, han estado el toque de queda para limitar la movilidad en horario nocturno y los cierres perimetrales de comunidades autónomas, provincias o municipios, así como confinamientos de determinadas áreas.

Sánchez ha explicado que una vez que decaiga el estado de alarma, las medidas que se tengan que adoptar para combatir cualquier rebrote de la enfermedad se tomarán en el seno del Consejo Interterritorial.

A su juicio, el sistema de cogobernanza aplicado en los últimos meses ha sido efectivo ante las distintas oleadas de la covid-19 y ha contado con el aval de la justicia en los pronunciamientos que han dictado ante reclamaciones presentadas contra determinadas medidas restrictivas.

«Esperemos que la realidad epidemiológica y el proceso de vacunación, que se va a acelerar mucho, nos dé las suficientes herramientas para seguir respondiendo con eficacia a esta pandemia», ha confiado el jefe del Ejecutivo español.

Urkullu se queja por no haber sido consultado

De la valoración que ha hecho de este mensaje unas horas después Iñigo Urkullu se desprende que la cogobernanza se entiende de distinta manera en la Moncloa que en Ajuria Enea.

Urkullu ha lamentado que Sánchez haya hecho pública su «decisión, o intención», de no proponer la renovación de declaración de estado de alarma «sin contrastarlo» con las comunidades autónomas, «responsables de la atención sanitaria y en primera línea de lucha contra el virus desde el primer día».

«Es, como tal, un deseo compartido por toda la sociedad, pero sujeto a condicionantes imprevisibles a día de hoy, como son la evolución de la pandemia, así como del proceso y ritmo de la vacunación», ha señalado el lehendakari en las redes sociales.

«¡Ojalá que el periodo desde el 9 de mayo hasta la anunciada inmunidad del 70% de la población para finales del meses de agosto, sea un periodo en el que esté garantizado el suministro de vacunas y que sigamos cumpliendo con las medidas preventivas a nivel individual y colectivo!», ha añadido Urkullu.