La Real refuerza su quinta plaza y hunde más a un Eibar que no encuentra la portería (0-1)

Un tanto de Isak en el minuto 27 tras un saque de esquina ha dado los tres puntos a los blanquiazules en el derbi guipuzcoano para ampliar la ventaja sobre sus rivales en la lucha por la Europa League. Los azulgranas siguen sin acertar cara al gol y quedan colistas a siete puntos de la permanencia.

Los jugadores realistas celebran el gol de Isak que ha cambiado el partido. (Gorka RUBIO/FOKU)
Los jugadores realistas celebran el gol de Isak que ha cambiado el partido. (Gorka RUBIO/FOKU)

La Real se afianza en la quinta plaza, con tres puntos y el average particular de ventaja sobre el Betis y cuatro y el average general con el Villarreal a falta de solo cinco jornadas tras ganar 0-1 a un Eibar que se hunde en el último puesto de la clasificación.

El equipo de Mendilibar encadena dieciséis jornadas sin ganar desde su última victoria, la única como local, ante el Granada del 3 de enero (2-0). Desde entonces suma cuatro puntos de 48 disputados y no encuentra la forma de romper la racha.

El derbi guipuzcoano ha confirmado por qué un equipo está arriba y el otro abajo. Las dinámicas lo marcan todo en el fútbol y el Eibar acusa cualquier golpe demasiado y le cuesta mucho reaccionar. Ha empezado muy bien el partido, pero en un saque de esquina ha encajado un gol en el minuto 27 en una acción en la que Isak estaba sin oposición y a partir de ahí se ha descentrado y ha acabado muy tocado el primer tiempo.
 
El equipo azulgrana ha mejorado en el segundo, ha hecho méritos y ocasiones suficientes para empatar y la Real ha sufrido por no sentenciar, pero le cuesta mucho marcar goles. Lleva ocho en dieciséis partidos en Ipurua, y con esos problemas y las facilidades que da en defensa todo es muy complicado. Además se ha encontrado con un Remiro muy acertado.

Mendilibar se ha decantado por colocar al jugador del Vitoria Atienza en el centro del campo con Diop y Recio en un 4-3-3. Ha alineado a Dmitrovic; Pozo (m. 32, Correa), Oliveira, Arbilla, Cote; Atienza (m.80, Sergi Enrich), Diop (m.68, Muto), Recio; Pedro León (m.46, Expósito), Bryan Gil y Kike Garcia.

Imanol también ha vuelto al 4-3-3 con Oyarzabal en la tercera altura del centro del campo junto a Zubimendi y Guevara. Ha alineado a Remiro; Gorosabel (m. 84, Zaldua), Zubeldia, Le Normand, Monreal; Zubimendi, Guevara, Oyarzabal (m. 84, Merquelanz); Portu (m. 72, Januzaj), Isak (m. 72, Bautista) y Barrenetxea (m. 62, Guridi).

Buen inicio del Eibar

El Eibar ha planteado el partido con una presión alta con Recio a la altura de Kike García para impedir sacar el balón a los dos centrales realistas. Zubimendi y Guevara se metían entre ellos para generar superioridad y un error del gasteiztarra ha dado a Bryan Gil una opción clara en el minuto 6 que ha desbaratado Remiro.

La buena presión del Eibar ha impedido a la Real jugar en campo rival como le gusta, pero eso generaba espacios a la espalda de la defensa que ha aprovechado el equipo blanquiazul en una contra en la que Isak ha buscado el tiro en lugar del pase a Oyarzabal. En la jugada posterior el sueco, habilitado por Kike García, ha marcado su decimocuarto gol en Liga sin oposición en un corner ganado por Le Normand.

El gol ha hecho daño al Eibar e Isak ha podido marcar el 0-2 antes de provocar una tarjeta de Oliveira con Pozo lesionado y tener otras dos opciones a la contra que la Real ha sabido culminar. El equipo azulgrana ha acabado desquiciado el primer tiempo, con cuatro tarjetas, dos seguidas por protestar de Cote y Bryan Gil y la Real muy cómoda al verse en ventaja.

En el descanso Mendilibar ha dado entrado a Edu Expósito por detrás de Kike García y ha pasado a Recio a la banda derecha para intentar cambiar la dinámica del partido, pero la opción más clara la ha tenido Isak en el minuto 53 cuando no ha sabido superar a Dmitrovic en una clara opción.

No sentenciar en esa jugada le ha llevado a sufrir. Imanol ha reforzado su centro del campo con la entrada de Guridi en el puesto de Oyarzabal, que ha pasado a la izquierda y Mendilibar ha decidido pasarse al 4-4-2 con la entrada de Muto por Diop y la de Sergi Enrich.

A base de corazón el Eibar ha tenido un cabezazo de Kike García en una falta, tres remates en una contra en la que Expósito y Muto no ha acertado en buena situación y una falta final de Arbilla que ha encontrado una gran respuesta de Remiro.