Martxelo Diaz

Luz verde de PNV, PSE y PP a los pisos turísticos por encima de la primera planta en Donostia

Sin sorpresas. Tal y como se esperaba, los votos de PNV, PSE y PP han aprobado la modificación de las normas urbanísticas para permitir que en Donostia puedan existir pisos turísticos por encima de la primera planta, sorteando el veto judicial. EH Bildu y Elkarrekin Donostia se han opuesto.

Protesta contra la ordenanza que tras ser anulada por los tribunales ha sido resucitada por PNV, PSE y PP, en una imagen de archivo. (@gara_miantzi)
Protesta contra la ordenanza que tras ser anulada por los tribunales ha sido resucitada por PNV, PSE y PP, en una imagen de archivo. (@gara_miantzi)

PNV, PSE y PP, a favor. EH Bildu y Elkarrekin Donostia, en contra. Este ha sido el resultado de la votación en el Pleno municipal de Donostia de la aprobación definitiva de la modificación de las normas urbanísticas generales que permitirá, entre otras cuestiones, que los pisos turísticos puedan situarse en la capital guipuzcoana por encima de la primera planta. De este modo, se evita el veto judicial impuesto por el TSJPV y el Tribunal Supremo a la ordenanza aprobada previamente para conseguir esta autorización.

La modificación propuesta por el equipo de gobierno incluía otros elementos que han sido valorados positivamente por EH Bildu y Elkarrekin Donostia, como la segregación de viviendas grandes o facilitar la apertura de balcones, pero la cuestión de los pisos turísiticos ha centrado el debate y ha sido el punto determinante para que estos dos grupos votaran en contra.

Rechazo de los grupos de izquierda

De este modo, Reyes Carrere, portavoz de EH Bildu, ha destacado que el tema de los pisos turísticos por encima de la primera planta «vuelve al Pleno después de varios palos judiciales» y ha subrayado que «no será porque no lo avisamos, ya que dijimos que a este ordenanza se le conocería como ‘la breve’».

En este sentido, ha añadido en Donostia hay 559 pisos turísticos por encima de la primera planta que serían ilegales si no se hubiera aprobado la modificación de hoy. Ha subrayado que son mayoritariamente propiedad de empresas, «pero también de personas con nombres y apellidos». Una de ellas es el secretario del Ayuntamiento, según denunciaron colectivos de Gros.

Junto a ello, Carrere ha denunciado que en Donostia se sigue produciendo un aumento de precios de la vivienddon y que el cambio de hoy aumentará esta tendencia. «No vamos a avalar una norma que va en contra de la ciudadanía y que solo beneficia a los especuladores», ha proclamado.

Haizea Garay, portavoz de Elkarrekin Donostia, también ha incidido en que el cambio de la norma «facilita la especulación de la vivienda, desoyendo la emergencia habitacional».

«Prioriza hacer negocio con un bien básico fundamental, defendiendo el interés de unos pocos frente al interés de todos. Desoye la movilización social y agrava la emergencia habitacional, incrementando el precio de los pisos de alquiler. Todo ello en una ciudad amenazada por los fondos buitres», ha añadido Garay.

Arzallus (PNV): «Solo la forma»

Nekane Arzallus (PNV), concejal delegada de Urbanismo, por su parte, ha justificado el cambio de norma con el argumento de que «el revés judicial no atenta contra el contenido, sino contra la forma. Señalaba que la ordenanza no era la herraminenta adecuada, sino que tenía que estar en las normas urbanísticas. Pues es lo que hemos hecho».

Ha respondido a la acusación de la oposición de izquierdas de que se beneficia a la especulación urbanística, subrayando que «hemos cerrado muchas viviendas turísticas». De ahí, ha pasado al ataque para acusar a EH Bildu de no hacer nada para evitar la proliferación de viviendas turísticas cuando Juan Karlos Izagirre fue alcalde y de facilitar la construcción de nuevos hoteles en la plaza Lasala y el cerro de San Bartolomé.