Osasuna ficha a Budimir, la operación económica más elevada de su historia

Osasuna ha roto la banca y hecho oficial el fichaje de Ante Budimir, tras ejercer la opción de compra de ocho millones que tenía apalabrada con el Mallorca en el acuerdo de cesión del pasado verano, lo que supone así el mayor desembolso económico de su historia.

Ante Budimir ya es jugador rojillo a todos los efectos, hasta junio de 2025. (Iñigo URIZ/FOKU)
Ante Budimir ya es jugador rojillo a todos los efectos, hasta junio de 2025. (Iñigo URIZ/FOKU)

La incorporación de Budimir como jugador rojillo a todos los efectos supone el fichaje más elevado en la historia del club navarro, quedando ahora a años luz los 3,5 millones que se pagaron en 2007 a Os Belenenses por el traspaso de Dady.

Hay que presuponer que los responsables económicos de Osasuna habrán realizado sus cálculos para que el enorme esfuerzo financiero de esta operación no le acabe pasando factura a la caja de la entidad rojilla, si bien el hecho de que el pago se pueda fraccionar en tres veces –no ha trascendido la periodicidad de estas– facilitará, sin duda, el que se cuadren las cuentas.

El ariete balcánico, que ya había expresado con antelación su deseo de quedarse en Iruñea, se compromete con el conjunto navarro para las próximas cuatro temporadas, hasta junio de 2025, estableciéndose su cláusula de rescisión en 20 millones para Primera y en 9 para Segunda. El Mallorca se reserva un 25% en la plusvalía de una futura venta.

Después de la docena de dianas –11 en Liga– anotadas la pasada campaña con la elástica rojilla, Budimir era uno de los killers que mayor cartel tenían en el mercado veraniego y Osasuna, pese a no haber abonado nunca hasta ahora semejante cantidad de dinero, ha decidido pagar antes del 30 de junio los ocho millones estipulados en el acuerdo de cesión, pues la cláusula se elevaba hasta los 15 con posterioridad a dicha fecha.

A sabiendas de que el gol se paga, las cifras de Budimir no dejan dudas sobre su enorme efectividad, siendo uno de los atacantes que más anota por minutos jugados y una de las piezas claves, con sus dianas, para que el equipo navarro haya conseguido la permanencia por segundo ejercicio consecutivo.

Pese a no poder iniciar la temporada al mismo ritmo que sus compañeros –llegó en el último momento del mercado veraniego e inmediatamente se le detectó un positivo por Covid–, ello no fue obstáculo para que, con el paso de las semanas, fuese entrando en la dinámica del equipo y acabara destapándose como un gran goleador.

Ese gran curso le ha posibilitado estrenarse en la selección croata, con la que está concentrado en estos momentos, a la espera de que pueda disputar la Eurocopa con el combinado balcánico.